Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Reajuste del salario mínimo: la dura negociación que espera al gobierno

logotipo de La Tercera La Tercera 18-04-2016
© La Tercera

“Uno esperaría que el sueldo logre satisfacer las necesidades fundamentales”, señaló hace algunas semanas el obispo de Rancagua y vicepresidente de la Conferencia Episcopal, Alejandro Goic, y agregó que el salario ético debiera ubicarse en$ 400 mil, “según el alza de la vida en estos casi 10 años”.

Fue el mismo Goic quien planteó en 2007 que el salario mínimo debiera ubicarse en $ 250 mil, cifra que se alcanzó en enero de este año, luego de que el gobierno y la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) firmaran un protocolo de acuerdo en junio del 2014.

Dicho convenio consideró, además, la creación de una Comisión Asesora Salarial conformada por representantes del gobierno, la CUT, gremios empresariales y técnicos, que dentro de su informe final propuso la reducción en 50% de los asalariados que se encuentran bajo la línea de la pobreza en los próximos 10 años. Para lograr dicho objetivo, la instancia planteó, entre otras medidas, un aumento promedio del salario mínimo de 2,2% real anual, sobre el IPC, en dicho período.

Aunque los ministros de Hacienda y Trabajo aún no definen un cronograma para el reajuste de este año, fuentes cercanas aseguran que la negociación debiese concretarse en junio. Desde Teatinos 120 adelantan además que las conclusiones de la comisión tripartita serán uno de los insumos para la discusión.

Incremento

Consultada por los dichos de Goic, la ministra del Trabajo, Ximena Rincón, subraya que una parte importante de los trabajadores chilenos gana el sueldo mínimo.

“Obviamente, cuando tú te preguntas ¿es suficiente ingreso por $ 250 mil para vivir?, la respuesta es definitivamente no. Por eso los subsidios monetarios, la educación gratuita y los esfuerzos en salud. En fin, es una larga lista de aportes indirectos que el país hace a esas familias”.

No obstante, aclara que la propuesta de incremento que considera el documento de la Comisión Salarial está ligada a las condiciones económicas y sociales del país, por lo que no podría afirmar si el incremento de 2,2% real es factible de alcanzar este año. “No voy adelantar un juicio en esta materia. Vamos a juntarnos con el ministro de Hacienda a ver esto”, aseveró.

El diputado DC y presidente de la Comisión de Trabajo de la Cámara Baja, Patricio Vallespín, cree que la negociación de este año será “muy compleja” y que el reajuste dependerá de las cifras de crecimiento, que “van a ser menos de lo que nos gustaría”. Respecto de la propuesta de la Comisión Salarial de un incremento de 2,2% real, el parlamentario expresó que “es razonable para quienes la plantean, pero creo que es insuficiente para enfrentar en serio la desigualdad en el país”.

El vicepresidente de la CUT, Nolberto Díaz, va más allá y adelanta que esperaban que el gobierno considere un reajuste sustantivo.

“En Chile hay al menos un millón de trabajadores que gana el sueldo mínimo y nadie vive con $ 250 mil. Esperamos que haya un avance real (...) que supere con creces los $ 300 mil”, advirtió.

En la vereda contraria, la economista de LyD, Cecilia Cifuentes, plantea que un incremento de 2,2% real en la negociación de junio es difícil de alcanzar porque las cifras de crecimiento del PIB y de la productividad son menores (ver infografía).

“Estaríamos haciendo crecer los salarios por sobre la productividad y ahí está el riesgo de que vayamos en dirección opuesta a la meta (de reducción de la pobreza), porque muchos trabajadores no podrían acceder al mercado formal”, añadió.

Sin embargo, el director del Centro de Microdatos de la Universidad de Chile y miembro de la Comisión Salarial, Jaime Ruiz-Tagle, aseguró que la propuesta, al considerar un incremento promedio para los próximos 10 años, implicaría que “algunos podría haber más espacio para crecer y en otros probablemente sea más difícil hacerlo”.

En este sentido, Ruiz-Tagle dijo que dicha alternativa consideraba que el crecimiento real del salario mínimo fuese la mitad del que registrara el PIB. “Si aplicamos esos conceptos a la situación actual, con un crecimiento del PIB en torno al 2%, podría esperar como algo razonable un crecimiento real, en este caso, de 1% por sobre el IPC”, expresó. En este caso, el salario mínimo podría alcanzar un monto en torno a $ 262 mil este año.

Más de La Tercera

image beaconimage beaconimage beacon