Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Retraso de central complica a Eléctrica Puntilla y bancos piden nuevas garantías

logotipo de Pulso Pulso 30-11-2016 Constanza Valenzuela

Los problemas no paran para Eléctrica Puntilla, que está en pleno desarrollo de su proyecto hidroeléctrico más ambicioso a la fecha -Hidroeléctrica Ñuble-, y que permitirá duplicar su capacidad instalada.

La empresa ligada a la Sociedad del Canal del Maipo -y en la que tiene participación la familia Pérez Cruz- informó a sus inversionistas que los traspiés que ha sufrido la futura central de pasada ubicada en el río Ñuble, VIII Región, le han pasado la cuenta, obligando a la matriz a asumir como aval de Hidroñuble -sociedad titular del proyecto- con el fin de garantizar diversas obligaciones de esta última.

A ello se suma el interés de la empresa por incluir un socio, lo que a la fecha no se ha concretado.

Y es que hace más de un año Eléctrica Puntilla informó el término anticipado del contrato con Vial y Vives para la construcción de su proyecto hidroeléctrico y a la fecha aún no adjudican la totalidad de los contratos.

Esto ha generado el retraso sistemático de la puesta en marcha del proyecto. Si originalmente estaba previsto para julio de 2017, posteriormente se dijo que entraría en marcha en  2018, y ahora plantean que no será antes de abril de 2019. Además, ha complicado la negociación con los bancos acreedores.

Y es que la generadora se había impuesto -previa autorización por parte de los bancos- hasta fines de octubre para adjudicar tres de los cuatro contratos necesarios para la construcción de la iniciativa. Estos acuerdos incluían construcción del canal de aducción; la casa de máquinas y obras de la zona de caída; y la operación del Botadero.

Sin embargo, según la información publicada por la empresa en sus estados financieros, a la fecha no se ha adjudicado ninguno, por lo que los bancos financistas -entre los que está el Banco de Chile y Banco Estado sucursal Nueva York- decidieron tomar medidas. Así, se acordaron las nuevas condiciones que regirán los créditos ya cursados, los que serán cedidos a Eléctrica Puntilla. “Conjuntamente con ello, los bancos financistas simultáneamente alzarán la totalidad de las garantías constituidas por Hidroñuble de acuerdo con los Contratos de Financiamiento”.

Los créditos girados se amortizarán en 10 cuotas semestrales iguales a partir del 30 de abril de 2017, manteniéndose las tasas de interés pactadas. Los contratos de derivados mantendrán su calendarización original hasta el año 2028. 

“El hecho de producirse esta cesión no afectará el balance consolidado de la sociedad atendido que ella es dueña del 100% de las acciones emitidas por Hidroñuble”, indicó la empresa. 

El escalamiento de la inversión

El proyecto de hidroeléctrica hoy representa una inversión total aproximada de US$400 millones; cifra actualmente en revisión dado el aumento que ha sufrido el plazo de construcción y el cambio de contratista para la ejecución de las obras civiles.

Cabe recordar que cuando el proyecto ingresó al Servicio de Evaluación Ambiental (SEA), se proyectaba un presupuesto de US$140 millones. Posteriormente -cuando se inició la construcción- el monto se modificó a US$241 millones, cifra que posteriormente se volvió a subir a US$350 millones. 

En esa misma línea, desde la empresa buscan un socio desde 2014, sin embargo, a la fecha, no han logrado incluir en el proyecto a un tercero.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon