Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Rodrigo Pérez Mackenna: "Es importante evitar las promesas populistas"

logotipo de Pulso Pulso 25-07-2016 Maximiliano Villena

Una semana cargada de críticas es la que ha vivido la industria previsional. Ayer la marcha “No+AFP” convocó a unas 100.000 personas sólo en Santiago, simbolizando la dura agenda que el sistema vive por estos días. Luego de que se conociera la forma en que la ex esposa del diputado Osvaldo Andrade logró una pensión por sobre la norma en Gendarmería, desatando con esto un escándalo sobre la institución, el mundo político reaccionó en masa criticando el sistema de las fuerzas armadas  y donde el ministro de Defensa, José Antonio Gómez, recobró protagonismo tras señalar que “el problema no está en las pensiones de las Fuerzas Armadas, el problema es que las pensiones de todos los chilenos que están en las AFP son malas”. Ante este escenario, el presidente de la Asociación de AFP, Rodrigo Pérez Mackenna, llama a la calma y pide responsabilidad.

La marcha “No+AFP” convocó unos 100.000 manifestantes. ¿Qué le parece el clima que se está viviendo?
Nosotros hace bastante tiempo hemos señalado que entendemos la posición de muchos jubilados y chilenos, cuyas pensiones no satisfacen sus expectativas. Lo hemos dicho y lo reiteramos, el sistema requiere cambios para mejorar las pensiones, y nos sólo estamos abiertos a colaborar en ese proceso: hemos hecho una serie de propuestas que van en esa dirección.  Es importante abordar los cambios que se requieren.

Todo esto se da dentro de una semana marcada por la politización del tema. ¿Cómo lo están viendo?
Tenemos que hacer cambios que puedan perdurar en el tiempo y no promesas que después no se puedan cumplir. Hemos dicho que un tema tan sensible como las pensiones no debiera ser utilizado políticamente, y encontramos que es grave que se intente confundir a la opinión pública pretendiendo terminar el régimen sobre algunas situaciones que se han conocido en estos días que jamás se podrían dar  en un sistema de ahorro individual.  La discusión tiene que ser responsable, evitando promesas populistas como han hecho algunos en estos días, proponiendo volver a sistemas de reparto, o proponiendo pagar pensiones millonarias, que además de ser imposibles de pagar generan falsas expectativas. 

Diputados de la nueva mayoría presentaron en la semana un proyecto de reforma constitucional al sistema de pensiones que pone fin a las AFP. ¿Qué le parece?
Me parece que hay una demanda de una parte importante de la ciudadanía por mejores pensiones, y empatizamos con esa demanda. Pero también hay que tener en cuenta que, por ejemplo, el sistema actual paga pensiones, en bases estrictamente comprables, tres veces mayores a las del antiguo sistema. A pesar de que antes las cotizaciones eran el doble y que dejaba a la mitad de los pensiones sin ella, y que se presta para abusos como los que hemos visto en los días recientes.

© PULSO

¿Qué pasa si una iniciativa como esta prospera?
Creemos que hay que hacer cambios, y van en la línea de aumentar el ahorro, hay también que hacer los ajustes para eliminar la evasión y subdeclaración, tenemos que ir a una mayor edad de jubilación especialmente en el caso de las mujeres.  Pero también hay que ver el tema del adulto mayor, tenemos que pensar en su inserción en el mercado laboral, además de la salud, calidad de vida, es un tema múltiple. Y otro punto que es muy importante, es recordar la contribución que significó la reforma previsional impulsada en 2008 por la presidenta Bachelet , que ha permitido entregar mejores pensiones potenciando el carácter mixto del sistema. Lo que vemos es que tenemos un buen auto, que es eficiente, con buenos retornos, pero no estamos poniendo el combustible necesario para llegar donde queremos.

El ambiente que existe en torno al sistema, ¿valida la opción B de la Comisión Bravo?
En ningún caso, la comisión no llegó a un acuerdo, se descartó completamente volver al sistema de reparto. Hay dos alternativas, con una leve ventaja para mantener algo parecido a lo que tenemos hoy pero con ajustes importantes. En paralelo se hicieron 58 propuestas de mejoras al sistema actual, creemos que muchas de esas son buenas y muy importantes.  

A nivel técnico hay consenso sobre las medidas, pero el Comité de Ministros encargado de analizar las propuestas de la comisión aún no se pronuncia.
Desconozco el análisis que está haciendo, creemos que es un tema complejo pero cuando conversas con los distintos expertos existen consenso sobre las cosas más relevantes que hay que hacer:  fortalecer el pilar solidario, que es una buena estructura pero estamos poniendo pocos recursos; aumentar el ahorro  con cargo al empleado; y subir la edad de jubilación especialmente de las mujeres. 

¿Qué riesgos ven en el clima político como para publicar una declaración?
Lo publicamos a raíz de esta crítica que se han realizado en los últimos días. Es un tema muy sensible que no debiera ser utilizado políticamente y nos pareció que había un interés de confundir a la opinión pública, pretendiendo desviar la atención de estas situaciones irregulares, y lo que nos preocupa es que en este momento político es importante hacer un llamado a la responsabilidad. Creemos que es importante evitar las promesas populistas promoviendo esquemas de reparto y pensiones millonarias que no son posibles de financiar y generan falsas expectativas. 

¿Qué está haciendo el gremio para defender el esquema?
Hemos hecho propuestas, contribuimos con estudios, análisis técnicos a una discusión que es compleja y tiene ribetes políticos. Entendemos que la presidenta le ha pedido a un comité de ministros que estudie las propuestas de la comisión Bravo, y estamos dispuestos a colaborar con nuestras ideas y experiencias. Las AFP han estado en esto por 35 años y sabemos cuáles son los puntos que hay que ajustar para entregar mejores pensiones. Pero quiero hacer un punto, el sistema antiguo fue un fracaso porque entregabas malas pensiones, dejaba a la mitad de los trabajadores afuera  y había abusos. En segundo lugar, un estudio de Citi de marzo respecto de la próxima crisis financiera, muestra algo elocuente: un iceberg donde la deuda pública de los países de la OCDE alcanza 48 trillones de dólares, que es la parte de arriba, pero la parte de abajo, que es deuda sin respaldo, es decir la que tienen por sus futuros pensionados, suma 78 trillones de dólares.  Por eso han estado aumentando la tasa de cotización y disminuyendo los beneficios y aumentando tasa de cotización.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon