Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Rusia mira a Chile como modelo de éxito para controlar inflación

logotipo de Pulso Pulso 05-08-2016 Bloomberg

Rusia está tomando a Chile como un modelo de éxito en el anclaje de expectativas de inflación, de acuerdo con la vicegobernadora del Banco Central de ese país, Ksenia Yudaeva. 

Esto tras una discusión sostenida en el congreso financiero de San Petersburgo, donde se planteó que ambas economías giran en torno a la exportación de commodities, cobre en el caso de Chile, petróleo y gas en el caso de Rusia. El peso y el rublo se desplomaron en cuanto cayeron los mercados de petróleos y metales, provocando inflación en nuestro país y en Rusia, en los últimos dos años. 

Presionado por tensiones geopolíticas y sanciones desde Ucrania, el Banco de Rusia respondió con seis alzas de tasa en 2014, a más del triple de su índice referencial, mientras que desde Chile se aplicaron dos aumentos de un cuarto de punto cada uno, ¿la diferencia?

Yudaeva señaló que en Chile las expectativas de inflación se mantuvieron bajas durante mucho tiempo, por lo que el BC chileno podría llevar a cabo una política monetaria más bien relajada. “Pero la situación en Rusia era un tanto diferente” agregó. 

Desde Rusia destacan que nuestro país comenzó con metas de inflación en 1991, el segundo país del mundo en realizarlo. Por lo que la tasa de inflación disminuyó de manera constante desde entonces, antes de estabilizarse en torno a la meta de 3% en la última década, valorando producto de esto la gran credibilidad del Banco Central de Chile.

El BC ruso centra su objetivo de inflación en 4% para el próximo año, un nivel alcanzado en la historia moderna de ese país brevemente en 2012. 

Según Yudaeva, las expectativas de inflación serían tan altas que las empresas responderían al más leve repunte de la demanda con un aumento a los precios de producción y no con un aumento de producción. Y a su vez, los individuos buscarían incrementos salariales que elevan los gastos corporativos y empujan hacia arriba los precios. Las expectativas de inflación que están ancladas en un nivel bajo hacen que los periodos de choque sean más fáciles y con menos pérdidas de producción, dijo Yudaeva. 

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon