Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Rusia privatiza 19,5% de la mayor petrolera del país por US$11.295 millones

logotipo de Pulso Pulso 08-12-2016 EFE

El gobierno ruso anunció que ingresó 10.500 millones de euros (alrededor de US$11.295 millones) al privatizar el 19,5% de la mayor petrolera del país, Rosneft, que fue adquirida en partes iguales por el consorcio de commodities Glencore y el Fondo Soberano de Qatar.

El presidente del país, Vladimir Putin, calificó la venta de las acciones de la petrolera como “la mayor transacción del año en el mercado energético mundial”, según reportó el Kremlin.

© PULSO

La operación también fue celebrada por coincidir con la tendencia al alza que han mostrado los precios del crudo luego de que los países exportadores del commodity –incluyendo la OPEP– llegaran a un acuerdo para reducir la producción del petróleo.

En reunión con Ígor Sechin, presidente de Rosneft considerado uno de los más estrechos colaboradores de Putin, el mandatario ruso destacó que el Estado mantendrá el control sobre el activo estratégico.

Además, el jefe del Kremlin comentó que confía en que la privatización del porcentaje de la petrolera contribuirá a aumentar su capitalización y transparencia, ya que es considerada por expertos como el consorcio menos eficiente en términos de gestión.

Sechin, por su parte, agradeció que Putin respaldara la operación desde sus inicios, estimó en una treintena las compañías con las que sostuvo negociaciones y calificó el precio del paquete accionario como “el mejor posible”. En ese momento, el presidente de la compañía valoró el paquete en US$11.000 millones, cifra que fue considerada como acertada por el Ministerio de Economía del país.

La privatización de Rosneft ya había sido anunciada en septiembre por Dimitri Medvédev, primer ministro de Rusia.

Según reporta la presan local, Sechin se opuso originalmente a la privatización del consorcio, pero la realidad de la recesión que afecta a la economía eslava desde 2014 y la necesidad de ingresos lo obligó a adherir al plan.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon