Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Samsung perdería hasta US$17.000 millones tras salida del Galaxy Note 7

logotipo de Pulso Pulso 12-10-2016 Catalina Göpel

Un martes negro para la compañía sur coreana Samsung. Eso, luego de que la mayor fabricante de teléfonos del mundo anunciara la suspensión de la producción y venta del Galaxy Note 7.  

Y es que según cálculos difundidos por Reuters, la decisión de la tecnológica sobre el que sería su producto estrella, la arrastraría a perder hasta US$17.000 en costos de fabricación y retirada de los aparatos móviles. 

Pero no solo eso, con el desplome de un 8% en sus acciones en Seúl tras conocerse la noticia, durante la jornada de ayer Samsung también acumuló pérdidas de US$20.089 millones en capitalización bursátil. 

Según la declaración oficial difundida por la misma compañía, “en beneficio de la seguridad de los consumidores, se han detenido las ventas y reemplazos del Galaxy Note 7 a nivel mundial y consecuentemente, se ha decidido parar la producción de este equipo”.

La razón principal sería los problemas con la batería de su producto de alta gama, a los que la fabricante sur coreana no habría podido hacer frente, provocando que muchos ejemplares se incendiaran por sobre calentamiento. 

“Samsung tiene que actuar con rapidez y seguir adelante para proteger su imagen de marca” dijo a Bloomberg Mark Newman, analista de Sanford C. Bernstein en Hong Kong. La compañía dió la orden de que se retiren todos los Galaxy Note 7 comercializados, incluyendo los que se habrían devuelto tras una primera revisión en la que se detectaron los defectos iniciales, y además pidió a las compañías telefónicas que oficialicen la retirada de todas las unidades.  

El 7 de septiembre, Samsung pidoó a los usuarios de más de 2 millones de Galaxy Note 7 que se acercaran a las tiendas para realizar un cambio de los aparatos, luego de una serie de denuncias que aseguraban que los teléfonos violaban las normas de seguridad. Finalmente la fabricante informó que con esa revisión los dispositivos ya se encontraban en condiciones para su normal funcionamiento. Pero desde la semana pasada, compañías estadounidenses como T-Movile, Verizon y AT&T,  habían anunciado que dejarían de comercializar el aparato. 

A fines de año Samsung podría realizar un recambio en su mesa de altos ejecutivos por lo que se presume que la actual crisis podría generar un fuerte movimiento al interior del conglomerado.

El lado “B”

Mientras Samsung sufría la caída del que sería su producto estrella, desde Apple celebraban números verdes.  Y es que los títulos de la compañía rival alcanzaron un máximo anual, llegando al valor de US$118, acumulando un alza de 0,41%, cifra que no se veía desde el máximo alcanzado en 2015 cuando los papeles de la estadounidense llegaron a los US$122,5.

El traspié de Samsung se da solo unas semanas después de que la compañía fundada por Steve Jobs anunciara el lanzamiento de su nuevo iPhone 7, el cual ya ha recibido buenas críticas producto de un mejor rendimiento y autonomía en su funcionamiento. 

Sobre las compensaciones económicas para los usuarios, la firma dijo que los próximos días anunciará de qué manera retribuirán la pérdida. “La satisfacción de nuestros consumidores es y seguirá siendo lo más importante en el ejercicio de nuestro negocio”, y si bien en nuestro país todavía no se comercializaba el dispositivo, desde Samsung Chile señalaron que asumen “el compromiso de recambio o reembolso de dinero para todos los poseedores de un Galaxy Note 7 en el país, independiente de dónde lo hayan adquirido”.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon