Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Senado retoma debate por aborto y analiza discusión que se dio en el régimen militar

logotipo de Pulso Pulso 04-01-2017 Natalia Olivares

Para la primera sesión de la comisión de Constitución de este 2017 estaban invitados los ministros de Justicia, Salud, Segpres y Sernam, pero sólo llegó esta última, Claudia Pascual, a la instancia en que se siguió discutiendo el proyecto que busca despenalizar el aborto en tres causales, y que desde La Moneda han dicho que es una de sus prioridades.

La discusión se centró en la exposición de los abogados asistentes a la comisión, entre los que se contó Leonardo Estradé-Brancoli, quien ha asesorado a parlamentarios PPD.

En su intervención, el abogado se centró en los pasos que, desde 1974 en adelante con la denominada “Comisión Ortúzar”, se dieron en el régimen militar para fijar postura respecto al aborto terapéutico, de cara a la Constitución de 1980. Todo en base a actas de dicha discusión.

De paso, manifestó su rechazo a la actual iniciativa legal al considerar que “el actual proyecto de su excelencia Presidenta de la República va en la línea, no sólo del voto minoría, sino que es más restrictivo de lo que aprobó la comisión constituyente”, incluso antes de darse luz verde a la Constitución de ese entonces.

Nunca hubo una postura unitaria, ni en la comisión que encabezaba el ex ministro Enrique Ortúzar como en la misma Junta Militar. Y así lo evidenciaron las actas.

Según se dio en el debate de la sesión del 14 de noviembre de 1974, el gremialista y futuro fundador de la UDI, Jaime Guzmán, planteó que “se debe limitar el precepto únicamente al derecho a la vida”, haciendo la salvedad en que “se puede privar de la vida en caso de legítima defensa y la pena de muerte, pero el aborto es un homicidio porque la vida comienza con la concepción y no con el nacimiento”. A su juicio, el orden moral es absoluto. 

Su postura tuvo disonancias en el grupo y tanto Enrique Evans (ex subsecretario de Eduardo Frei Montalva) como Alejandro Silva Bascuñán (ex fundador de la Falange Nacional) manifestaron que la visión de Guzmán no se podía imponer.

La discusión avanzó en las sesiones venideras a reconocer que habría una “interrelación de normas” entre el derecho a la vida, la vida ‘del que está por nacer’, el derecho a la salud, derecho a la integridad física y moral y derechos de la mujer”. Jorge Ovalle Quiroz, asesor del general Gustavo Leigh, impulsó que fuera el legislador quien justifique la necesidad de hacer o no un aborto, y Enrique Evans planteó la necesidad de generar una norma “flexible” respecto a los casos de violación.

A fines de noviembre se tomó entonces la definición, por voto de mayoría, de consagrar la vida del que está por nacer y causales genéricas y causales específicas. El 12 de diciembre de dicho año se aprueba la redacción del proteger “la vida del ser que está por nacer”.

De ahí la norma pasaría a ser revisada por la Junta Militar, presidida por Augusto Pinochet. Miguel Álex Schweitzer, ministro de Justicia de ese entonces, postuló la legitimidad de discutir causal de violación de la madre porque “tiene derecho a no ser estigmatizada por el hijo”, visión a la que le salió al paso la asesora de Pinochet, Mónica Madariaga.

Sin embargo, en 1988 el almirante José Toribio Merino, planteó una moción para modificar tanto el Código Sanitario como el Código Penal, con la intención de penalizar el aborto terapéutico, aunque este último cuerpo legal no sufrió cambios.

Los generales Fernando Matthei y Rodolfo Stange también habrían velado por instaurar el derecho en caso de peligro de la madre y violación -Stange incluso propuso comisiones de ética en caso de violación- pero de todas formas el régimen militar derogó la norma que desde 1931 se contemplaba en el Código Sanitario, sólo meses antes del retorno a la democracia.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon