Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Sergio Lehmann y crecimiento regional: "El país está en un estado distinto. Perú es lo que era Chile hace 15 o 20 años"

logotipo de Pulso Pulso 26-08-2016 Carlos Alonso

El martes se conoció que Perú creció el primer semestre 4,1% mientras que Chile en el mismo período lo hizo en 1,9%. La diferencia de este crecimiento no es reciente, porque hace un par de años que nuestro país dejó de liderar la región en materia de actividad económica. Si bien BCI Estudios proyecta que Chile recién logrará crecer más cerca de 3% hacia 2019, lo que anticipa que seguirá ubicándose por debajo de varios países de América Latina, la pérdida del liderato regional, para el economista jefe de la entidad, Sergio Lehmann, no es dramático, porque el estado de avance de nuestro país es mucho mayor. Así, a su juicio es “injusto” hacer ese tipo de comparaciones sin mirar el nivel de desarrollo de ambas naciones.

El martes se conoció la cifra de actividad de Perú del primer semestre de 4,1% mientras que  el de Chile fue de 1,9%, ¿le costará al país retomar el liderato de la región? 

-Perú viene mostrando un dinamismo bastante más marcado que el de Chile. Y una de las razones es que la orientación y el diseño de políticas que está mostrando Perú se ha ido adaptando al modelo chileno de abrirse a los mercados externos, mostrarse atractivos para la inversión extranjera y, además, el nuevo Gobierno ha reforzado esa visión. Perú continuará mostrando tasas atractivas de crecimiento. 

¿Esta diferencia de crecimiento se da principalmente por el diseño de las políticas internas de cada país?

-Ellos todavía tienen un mayor espacio para crecer. Además, tiene un sector económico informal que es muy grande, y a medida que vayan pasando a la formalidad, el impacto en productividad es mayor, por lo que tiene espacio para avanzar. 

Entonces, ¿no debe sorprender que se mantenga esta diferencia en la tasa de crecimiento?

-En términos de tasas de crecimiento veremos niveles más altos en Perú, pero Chile está hoy en un estado distinto en varias variables, como ingreso per cápita e institucionalidad más sólida. Perú es lo que Chile era hace 15 años o 20 años. Mirar sólo tasas de crecimiento para evaluar el rendimiento de un país es una comparación injusta y mañosa, porque no incorpora otros factores como la institucionalidad, deuda pública y otra serie de elementos que muestran que Chile tiene una base mucho más sólida en comparación a la región. La tasa de crecimiento es una de las variables y esconde que algunos países están bastante más rezagados y por ello tienen más espacio para avanzar en productividad y crecimiento. 

¿Qué debe hacer el país para mejorar el ritmo actual de crecimiento?

-Para que Chile pueda lograr tasas de crecimiento más altas debe profundizar las medidas pro productividad, aumentar lo que es la inversión en investigación y desarrollo, y buscar nuevos motores para la economía local. 

Pero para el corto plazo la visión no es muy auspiciosa, porque su proyección para el PIB de 2016 es de 1,6% y de 1,9% para 2017. 

-Si bien el BC realizó ajustes al alza para el primer y segundo trimestre respondió más a factores técnicos, y hechos puntuales, principalmente en el componente maquinarias y equipos en inversión, ya que ahí estuvo presente compras de vagones de metro y aviones. Ahora por el lado del consumo, vemos un crecimiento más débil tanto del consumo privado como público. El primero por un deterioro del mercado laboral y el segundo porque el fisco debe alinear su gasto con la ley de Presupuestos. 

Sobre las confianzas ¿hay alguna señal de que puedan comenzar a recuperarse en el corto plazo? 

-Los niveles de confianza se mantendrán estancados durante este año, y hacia la segunda parte del próximo año se podría ver alguna recuperación y por lo mismo proyectamos un PIB de 1,9%. 

¿Para cuándo ven factible que el crecimiento del país esté más cerca de 3%?

-El próximo año vemos un crecimiento de 1,9%, para 2018 más cerca de 2,5% y recién hacia 2019 creciendo más cerca del potencial, que hoy lo vemos entre 2,7% a 2,8%. Será un proceso lento y gradual que se relaciona con la recuperación de las confianzas, pero también se debe considerar que el escenario global se mantiene complejo, puesto que siguen presentes factores importantes de incertidumbres. 

En cuanto a la inflación, su perspectiva apunta a que cerrara en 3,5%, pero plantean riesgos en precios de alimentos y energía, ¿qué factores están detrás de estos riesgos?

-Las bajas lluvias registradas en el sur del país podrían provocar presiones en productos como leche y carne, que no son completamente sustituibles con productos extranjeros y esto pudiese tener impacto en los precios. En el sector eléctrico, tenemos dudas de cuál será el impacto de la ley de equidad tarifaria, ya que si bien bajará los precios en algunas zonas rurales, el INE captura precios en las grandes capitales donde habrán alzas de precios para compensar las bajas. 

Tras el cambio de sesgo de restrictivo a neutral que realizó el BC, algunos economistas ven que el próximo movimiento será a la baja, ¿cuál es su perspectiva para la tasa de interés?

-Nuestro escenario base contempla una mantención hasta la segunda parte del próximo año. No obstante, nuestro escenario alternativo de una mayor desaceleración, contempla un ajuste a la baja de 25 puntos base en la tasa de interés a fines de 2016 y otro a principios de 2017.


Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon