Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Sistema de salud sería una "bomba de tiempo" tras fin de opción de reforma

logotipo de Pulso Pulso 27-09-2016 Cecilia Arroyo

Era un momento único y se perdió por incapacidad técnica y falta de liderazgo político. Esa es la conclusión de quienes han estado vinculados a algunas de las comisiones que desde el Gobierno de Sebastián Piñera, han buscado avanzar hacia una reforma al sistema de salud. 

Las críticas llegan luego de que hace unas semanas, el ministerio del ramo admitió que el proyecto de ley fue desplazado de las prioridades del actual Gobierno. Al mismo tiempo, la superintendencia de salud comentó que avanza en la revisión de posibles ajustes administrativos que permitan solucionar temas particulares, como las judicializaciones.

Según el ex superintendente de isapres, Héctor Sánchez, si a la anterior administración le faltó voluntad y respaldo político, el actual Gobierno careció de inteligencia para abordar el tema y cayó en ideologizaciones. “Si el Gobierno hubiera cedido en no aplicar selecciones de ingreso sin límite, en no avanzar a un fondo mancomunado y en hacer reformas a Fonasa en témino de flexibilidad, habría tenido un proyecto de reforma bien evaluado y capaz de llegar al parlamento”, dice. 

Guillermo Paraje, ex miembro de la comisión de 2014, considera que es una lástima que se haya descartado una reforma, considerando que las isapres aceptaron hacer ajustes impensados años atrás. “Han aceptado que quieren formar parte de un verdadero sistema de seguridad social en salud, no discriminar entre personas creando un mecanismo de movilidad de los afiliados y que el 7% del afiliado no es de las isapres, sino de la seguridad social. Eso costó ‘sangre, sudor y lágrimas’, por lo que no aprovechar todo lo que se avanzó en el diagnóstico y en las soluciones inmediatas para el sistema es una pena”, dice Paraje, quien asegura haber perdido el optimismo. “Creo que este es un tema que lamentablemente ya está muerto y enterrado, y es una bomba de tiempo, porque es un sistema disfuncional que si no se reforma, no tiene futuro”, comenta.   

La investigadora del CEP Carolina Velasco reconoce que no se sorprendió con el cierre definitivo del tema. “Quienes estamos en esto sabíamos que ya no era prioridad, y que si es que iban a hacer algo, iba a quedar ingresado al Congreso y nada más. ¿Cuánto aguanta el sistema? Depende de cuánto crea el Gobierno que la gente pueda seguir esperando en listas de espera, que son las que realmente lo están pasando muy mal”, agrega.

Sin embargo, Sánchez advierte que el próximo Gobierno tendrá que hacerse cargo. “El peso de los hechos es mucho más que grande. Los efectos negativos de las judicializaciones sobre la estabilidad de las isapres se van a acentuar. El próximo Gobierno tendrá que avanzar porque de lo contrario les pasará lo mismo que con las AFP, y puede haber un reventón como la quiebra de una isapre”.

Hacia dónde avanzar  

Los tres expertos coinciden en la necesidad de avanzar a un proyecto integral. Velasco pone énfasis en reformar al sistema público, pues piensa que es allí donde está la mayor  urgencia. Para ello propone ajustar el marco regulatorio con miras a un sistema de seguros sociales, que integre a Fonasa bajo  las mismas reglas del sector privado. 

Sánchez añade que la reforma debe ser gradual y tomará años.  En una primera etapa las ispares deben parecerse más a Fonasa y éste más a las isapres, creándose instituciones de seguridad social en salud, dice Sánchez. Sólo después se puede avanzar a una fase de integración, con un Fondo Compensatorio Nacional por riesgo, en que la tarificación de precios esté ligada al valor de un plan idéntico para mujeres y hombres, agrega.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon