Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Southern Cross afina detalles para ingreso a la propiedad de Masvida

logotipo de Pulso Pulso 01-09-2016 Cecilia Arroyo

En pocos días más debiera cerrarse el acuerdo por el cual Southern Cross podrá tomar el control de la propiedad de Masvida, isapre que necesita con urgencia un aliado estratégico para mejorar su estrecha situación financiera. 

Los abogados de ambas partes se encuentran trabajando en la redacción del texto final del pacto de accionistas, cuyo contenido estaría acordado en un 90%. De acuerdo con el presidente de Masvida, Claudio Santander, la revisión y aprobación final se realizará la próxima semana y será responsabilidad de la comisión negociadora.

El pacto establecería el ingresos del nuevo socio por un período de seis a siete años. En cinco años, se abriría una ventana para los actuales accionistas de Masvida para acceder a la primera opción de compra del control de la isapre, a un precio transparente en el mercado. Asimismo, si el nuevo controlador recibe la oferta de un tercero, esta deberá hacerse extensiva a los socios de Masvida, en igualdad de condiciones. 

Por último, el pacto mantiene y mejora el plan médico socio. Este punto había generado problemas con un grupo menor de accionistas que solicitaron apoyo incluso al Colegio Médico para defender las actuales condiciones. De acuerdo al pacto, el plan médico socio durará diez años y es renovable por otros cinco, quedando inmodificable independientemente del ingreso de un nuevo socio, pasados seis o siete años.

Masvida enfrenta hoy la situación de solvencia más difícil de su historia, cumpliendo al límite las exigencias del regulador. Esto debido fundamentalmente a la acumulación de deuda de unos $26 mil millones que mantienen las clínicas ligadas a la isapre, tras gastos en construcciones y ampliaciones mayores a lo estimado previamente y un desempeño operacional menor al esperado.

Esta semana, en entrevista con PULSO, Santander reconoció además deudas de la isapre por unos $90 mil millones. De ellas, $45 mil millones serían obligaciones de corto plazo, y unos $ 15 mil millones vencerían entre septiembre y noviembre de este año. El acuerdo con Southern Cross, busca saldar esas deudas, continuar con las inversiones de equipamiento para terminar los proyectos que están en desarrollo y dejar a cada una de las clínicas con capital de trabajo para que operen en forma autónoma, ya que hasta ahora eran dependientes del flujo de la isapre, según detalló Santander. 

Todo ello, e incluso el inicio de las operaciones de la compañía de seguros -proyecto que se encuentra paralizada-, forman parte del plan de negocios que contempla la nueva fase de Masvida.

La isapre cerraría este año con utilidades por unos $8 mil millones. Además, esperan que por primera vez en dos años en este período los ingresos no operacionales sean positivos.  Incluso, Santander asegura que el fallo del SII sobre las costas de los juicios, les afectará menos que al resto de la industria, ya que tras casi ocho años sin haber reajustado precios, el año pasado elevaron sólo en 6% las tarifas base de los planes de salud.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon