Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Superintendente de Seguridad Social: "El sistema de cajas de compensación debe reducirse en torno a un 20%"

logotipo de La Tercera La Tercera 04-04-2016
© La Tercera

Los últimos meses no fueron fáciles para la Superintendencia de Seguridad Social (Suseso) y su titular, Claudio Reyes Barrientos. En octubre de 2015 la entidad intervino a La Araucana, por no cumplir instrucciones que le impartió. La caja de compensación, además, enfrentaba severos aprietos financieros. Cayó, incluso, en default con bancos y bonistas. Pero lo peor del chaparrón ya pasó: la caja llegó a acuerdo con sus acreedores para repactar pasivos por unos $ 425 mil millones. Y sólo restan formalidades para que comience a regir.

“Esto culmina una etapa de ordenamiento que en algún momento fue un poco compleja”, reconoció Reyes.

¿Cómo evalúa el proceso de reestructuración y la intervención de la Suseso?

Esto reorganiza los pasivos de esa caja, pero también implica un ordenamiento del sector. El acuerdo refleja el sentimiento de los acreedores respecto a la industria de cajas. Se ha estado dando, en forma implícita en los convenios, que el tamaño del sistema debe reducirse en torno a 20%. Esto también ha ocurrido en otras cajas. Se está reflejando una postura, particularmente de los bancos. También de los bonistas, pues es muy probable que, en un período no muy lejano, los bonos se vuelvan a transar y a emitir nuevas series, fijándose las condiciones para eso.

¿A qué se refiere con la disminución de 20%?

Al tamaño de las carteras de activos, a las carteras de crédito. Eso es lo que está pactado con La Araucana y condiciones similares han ocurrido en otras cajas. Esto está llevando, de cierta forma, a los acreedores bancarios (a evaluar) el nivel de endeudamiento que las cajas soportan y han definido que debe ser un poco menor a lo que había antes del proceso de La Araucana.

¿Qué alcances tiene esa reducción?

La implicancia mayor es que hay un descenso de la oferta para el otorgamiento de créditos (…) Es probable, asimismo, que esto incremente un poco las tasas de los préstamos que otorgan las cajas, porque los fondos son más escasos. No es algo que uno quisiera, pero se produce una desbancarización de algún segmento de la población. Y digo desbancarización, porque no van a ser atendidos por las cajas, pero tampoco por otros actores. La propia banca redujo hace un tiempo su tamaño de deudores producto de la aplicación de normas como la tasa máxima convencional y de provisiones.

¿Cuál es el perfil de las personas que se verán más afectadas por estas restricciones? Las cajas tienen dos grandes grupos de clientes. Por un lado, los trabajadores de las empresas afiliadas y diría que dentro de ellos, los que tienen rentas menores. En segundo lugar, los pensionados. Lamentablemente, estos últimos, en general, tienen rentas inferiores que los trabajadores y, probablemente, serán los que se vean más afectados.

¿Qué lecciones deja el caso La Araucana?

Están los temas de gobierno corporativo. Tenemos circulares, pero algunas cosas es bueno que queden plasmadas en una ley. Lo segundo es la administración de los riesgos de liquidez. Las cajas no pueden prestarse entre ellas, como ocurre entre los bancos; tampoco hay un prestamista de última instancia, como lo es el Banco Central respecto de la banca. También está la dependencia de los bancos en términos de fuentes de financiamiento (…) Hay que explorar nuevas vías de financiamiento (además de bancos y bonistas) y de generación de ingresos, de tal manera que puedan diversificar sus riesgos y no depender tan directamente de un conjunto de acreedores. A priori, ¿existen ideas sobre el tema? Esto es materia de ley. Somos una entidad que asesora al Ministerio del Trabajo en estos asuntos y lo que vamos a hacer es proponerle un esquema en el que, eventualmente, las cajas podrían abrirse a alguna forma de captación, con todos los resguardos necesarios.

¿Captación de depósitos? Sí. Hay un proyecto de ley que está en el Senado sobre medios de pago con provisión de fondos, que quizás haya que agilizar también. Estos cambios dependen del Ejecutivo... Así es. Siendo asuntos que tocan lo financiero e independiente de nuestro vínculo con Trabajo, Hacienda también tendrá algo que decir. Hemos conversado. Lo estamos elaborando y trabajando, para hacer propuestas en algún momento, sobre todo cuando las cosas decanten más y tengamos más claridad de las estructuras de gobierno corporativo. Las cámaras

¿Qué le parece el acuerdo al que llegó La Araucana?

Puede que no necesariamente deje contentos a todos (…) En definitiva, se cumplió algo que dijimos desde el principio: la caja tiene capacidad para pararse sobre sí misma. No había que forzar algunas cosas que, posiblemente, eran deseables por otros, pero que no eran necesarias, como la fusión.

¿Se prorrogará la intervención más allá del plazo inicial?

Tenemos que evaluar, al 30 de abril, si las condiciones que se generaron con la intervención están resueltas. Esta decisión no fue por razones financieras. Hubo mucho desorden derivado de los problemas de gobierno corporativo.

¿En qué están las conversaciones con la Cámara Nacional de Comercio (CNC) y la Cámara de Comercio de Santiago (CCS) para tomar el control de La Araucana?

Uno de los elementos centrales es que en lo relacionado a gobiernos corporativos nos parece necesario volver, desde el punto de vista conceptual, al origen de las cajas. De hecho, La Araucana era la Caja del Comercio y, en la década de 1970, cambió a su nombre actual. Nos parece importante que detrás de las cajas exista, por así llamarlo, un grupo controlador. Alguien que genera un equilibrio o una mirada adicional, pues su reputación está de por medio; estará preocupado de que exista una buena gestión y un buen gobierno corporativo.

¿Las cámaras están interesadas? Por supuesto. Aquí habrá un acuerdo sobre cómo será el nuevo estatuto (de La Araucana), la composición del directorio, quiénes serán directores y el gerente general.

¿Cuál es el nivel de avance del diálogo? Bastante avanzado. Lo ideal sería que esta conclusión la tengamos antes del 30 de abril, que es cuando concluye la intervención.


Más de La Tercera

image beaconimage beaconimage beacon