Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Suprema condena a empresa por no informar los motivos del despido de una trabajadora

logotipo de Pulso Pulso 22-09-2016 Juan Pablo Palacios

Un nuevo fallo “pro operario” o “pro trabajador” emitió la semana pasada la sala laboral de la Corte Suprema.

En fallo unánime (causa rol 20.043-2016), la Cuarta Sala del máximo tribunal -integrada por los ministros Ricardo Blanco, Gloria Ana Chevesich, Andrea Muñoz, Carlos Cerda y el abogado integrante Rodrigo Correa- acogió un recurso de unificación de jurisprudencia y condenó a la empresa por el despido indebido de una trabajadora, a quien no se le notificaron ni la causal legal ni hechos en que se fundó su desvinculación. La instancia acogió la acción judicial presentada por Marta Pérez Azócar en contra de la empresa Miguel Canales y Compañía, que se dedica a la fabricación de cuerdas.

El dictamen de la Suprema revocó el fallo dictado por la Corte de Apelaciones de San Miguel, que acogió un recurso de nulidad de la empresa y desestimó la acción judicial de la trabajadora. 

En el juicio se acusó que la compañía no entregó los fundamentos del despido de Pérez Azócar al poner término a la relación laboral.

“Que el legislador impuso la referida exigencia para que quedara establecido, de manera previa, el hecho sobre el cual debe recaer la prueba del empleador, esto es, el sustento fáctico de la comunicación de desvinculación, léase conducta, comportamiento o circunstancias que configuraron la o las causales de término del contrato de trabajo, y así evitar su corrección o complementación a posterioridad, en el transcurso del juicio; situación, esta última, que dejaba al trabajador en estado de indefensión, porque, en definitiva, al no tener certeza acerca de la causa de su separación de la fuente laboral no estaba en condiciones de defenderse, ofreciendo prueba para rebatirla”, dice el fallo de la Suprema respecto de la exigencia de fundamentar los motivos del finiquito por parte del empleador.

El máximo tribunal precisa que al invocar las causales del término de contrato del trabajador reguladas en el artículo 160 del Código del Trabajo sobre conductas indebidas de carácter grave, debidamente comprobadas, la empresa debe indicar la norma que la consagra y, finalmente, notificar al trabajador, personalmente o mediante su envío por carta certificada al domicilio registrado en el contrato. “Lo que ha de perfeccionarse dentro de tercero día hábil siguiente a la cesación, con copia a la Inspección del Trabajo, dentro del mismo plazo”, señala.

A mayor abundamiento, la Suprema enfatiza que “si el empleador pretende desvincular a un trabajador, tiene que indicar en la carta de despido tanto la causal legal como los hechos en que se funda, los que han de ser específicos y no genéricos”.

Añade que “así el trabajador estará en condiciones de reclamar ante el juzgado competente la decisión del empleador solicitando que se la declare indebida, injustificada o improcedente, y se lo condene al pago de las indemnizaciones legales que sean procedentes, lo que se vería entorpecido si desconoce las circunstancias fácticas reales y precisas que se tuvieron en consideración para poner término a su fuente laboral; dificultad que experimentaría si se concluye que es suficiente que mencione sólo la causal legal de término de contrato”.

Por estas consideraciones la Corte Suprema resolvió: “Se acoge el recurso de unificación de jurisprudencia interpuesto por la parte demandante respecto de la sentencia dictada por una sala de la Corte de Apelaciones de San Miguel, la que se anula (...)”.

En la sentencia se deja constancia que no se configuran la causales de nulidad del despido, pero se califica como indebida la desvinculación, decretándose el pago de indemnizaciones a la trabajadora.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon