Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Sutil diseña proyecto de carretera hídrica que presentará al gobierno en 2017

logotipo de Pulso Pulso 11-10-2016 Sofía Errázuriz

El empresario agrícola Juan Sutil lleva un tiempo desarrollando un proyecto para construir una carretera hídrica en Chile, que permita trasladar agua de un extremo a otro del país. De la mano de la Corporación Reguemos Chile -entidad fundada y presidida por Sutil- la propuesta tomó vuelo. Y tras un trabajo de dos años, el proyecto será finalmente presentado a principios del próximo año al Ministerio de Obras Públicas. “Esperamos que el ministerio lo declare de interés público y lo licite para que inversionistas lo construyan y puedan explotarlo”, cuenta Sutil. 

La propuesta consiste en cinco tramos independientes físicamente uno del otro, pero que juntos componen una columna vertebral de agua, de donde se irrigarán zonas que hoy no cuentan con derechos de agua, es decir, tierras que no tienen alternativas de riego (ver infografía).

Esto permitirá regar un millón de nuevas hectáreas distribuidas entre las regiones de Atacama y La Araucanía, lo que duplicará la superficie bajo riego. 

“La idea es ocupar el mínimo de energía posible, por lo que separamos todo por tramos para que el agua avance por gravedad, minimizando la necesidad de bombear”, explica Sutil. 

Esta carretera hídrica contempla cinco tramos: desde las regiones del Biobío a O’Higgins; del Maule a la Metropolitana; de la parte alta de O’Higgins al embalse Corrales en la región de Coquimbo; de Corrales al embalse Puclaro, también en la región de Coquimbo; y de este último a Huasco en Atacama.

A la iniciativa se sumará la construcción de una planta de energía solar en Atacama, para levantar el agua y bombearla hacia los valles del Huasco y Copiapó.

Se desarrollará también un embalse en el río Cachapoal, en la Región de O’Higgins, además de una ampliación en el embalse Corrales para duplicar su capacidad. La idea es generar energía limpia y sustentable, mediante la implementación de hidrohélices en los canales abiertos o túneles, dependiendo de la zona. A ello, se agregarán paneles solares que cubrirán un 25% del tramo de Santiago hacia el norte. “Esta nueva generación de energía equivaldrá a dos veces lo que hoy genera la central Colbún”, asegura el también presidente de Empresas Sutil. 

En total el proyecto implicará una inversión de US$20.000 millones en infraestructura hídrica. De acuerdo con Sutil estos costos traen aparejados una serie de beneficios. “La carretera hídrica permitirá generar un millón de empleos nuevos e inversiones por US$35 millones en plantaciones agrícolas y logística productiva. A ello se agregarán un alza en las exportaciones agroalimentarias, pasando de US$16.000 millones a US$64.000 millones para 2036”, enfatiza Sutil. 

Y advierte: “Las exportaciones de alimentos chilenas han crecido 9% anual en valor desde el año 2006 a la fecha, acercándose cada vez más a la minería. El súper ciclo de la minería ha acabado y tenemos que estar preparados para enfrentar esta nueva realidad, aprovechando nuestros recursos hídricos”.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon