Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Teck recorta inversión y vida útil de expansión de mina Quebrada Blanca

logotipo de Pulso Pulso 27-09-2016 Constanza Valenzuela

Con un recorte cercano a los US$1.000 millones y una reducción en la vida útil, la minera canadiense Teck ingresó a tramitación ambiental el proyecto Quebrada Blanca Fase 2, que busca darle continuidad a sus operaciones. 

Esta es la iniciativa de mayor envergadura minera en términos de inversión que ha recibido el Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) en lo que va del año; seguida de lejos por el proyecto Infraestructura Complementaria de Minera Los Pelambres, de Antofagasta Minerals, se incluye una inversión de US$1.100 millones.

En concreto, Quebrada Blanca Fase 2 busca alargar la vida útil de la mina con el mismo nombre, la cual se ubicaen la región de Tarapacá y que es vecina a Collahuasi, otra faena que tiene planes de expansión.

El proyecto es el resultado de un largo camino de optimización para reducir sus costos. Inicialmente incluía una inversión de US$5.600 millones; los que se utilizarían para elevar la capacidad de producción a aproximadamente 240.000 toneladas de cobre en concentrado y 6.000 toneladas de molibdeno en concentrado por año. 

Adicionalmente este extendería su vida productiva en más de 30 años.

Sin embargo, a tres años de haber sido ingresado el proyecto por primera vez a tramitación ambiental, la administración optó por perfeccionarlo, reduciendo su magnitud, y apuntando a costos de capital del orden de US$ 4.500 a US$ 5.000 millones con una vida útil inicial de 25 años.

 “La nueva estimación del costo de capital incluirá una concentradora con capacidad para 140.000 toneladas por día e instalaciones relacionadas; una nueva instalación portuaria y una planta desalinizadora; y ductos para el transporte de concentrado y agua desalinizada”, señaló la compañía.

Con todo, ahora la capacidad de producción anual será cercana a las 250.000 toneladas de cobre y 8.000 toneladas de molibdeno en concentrados durante los primeros 10 años de vida de la mina. “En función de una producción equivalente de cobre de aproximadamente 280.000 toneladas al año, esto corresponde a una intensidad de capital de aproximadamente US$ 16.000 a US$ 17.850 por tonelada anual”, dicen.

En este marco, Don Lindsay, Presidente y CEO de Teck destacó que “Quebrada Blanca Fase 2 es un activo de larga vida que operará a través de varios ciclos de precios y generará valor significativo durante muchos años”. “Nuestra presentación describe los importantes beneficios económicos y sociales que este proyecto generaría para la región, al igual que las amplias medidas de mitigación ambiental propuestas, las que incluyen el uso por primera vez de agua de mar desalinizada a gran escala para minería en la Región de Tarapacá en Chile”.

Tras el ingreso del proyecto a tramitación ambiental, Teck espera que el estudio de factibilidad actualizado, que incluye estimaciones de costos operativos y de capital, esté finalizado durante el primer trimestre de 2017.

“La decisión de proceder con el desarrollo dependería de la aprobación ambiental y de las condiciones del mercado, entre otras consideraciones. Debido al cronograma del proceso de aprobación ambiental, esa decisión no ocurriría antes de mediados de 2018”, señalaron. 

Actualización de la mina

El ingreso del proyecto está en línea con lo estimado por Teck a principios de año, donde indicaba que dicha iniciativa minera sería ingresado a tramitación ambiental en la segunda mitad del año, una vez que el proyecto de actualización de la mina haya sido aprobado.

Dicho estudio de impacto ambiental (EIA) fue visado durante la semana pasada por el regulador. Este busca actualizar las instalaciones y extender la vida útil de nuestra operación actual en Quebrada Blanca, mientras se trabajaba en la transición hacia a QB Fase 2. 

Teck no tiene el 100% de Quebrada Blanca, pues la minera estatal Enami, que dirige Jaime Pérez de Arce, es propietaria del 10% de la operación, mientras que Inversiones Mineras S.A., ligada al grupo Hurtado Vicuña, llega al 13%. Teck controla con el 76,5%. Enami también es socia de Teck en Carmen de Andacollo, con el 10%.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon