Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Tipo de cambio y cobre al mismo compás

logotipo de Pulso Pulso 21-11-2016

Algo que llama la atención en el último tiempo es el comportamiento del precio del cobre y del tipo de cambio. Estamos acostumbrados a que el aumento del precio del cobre venga asociado a apreciaciones del peso chileno; sin embargo, en el último tiempo hemos sido testigos de cómo ambos valores se han tendido a mover en la misma dirección, ¿por qué subió tanto el precio del cobre como el tipo de cambio?

Uno de los factores es el “efecto Trump”. Al salir electo el controvertido magnate de cabellera rubia, su promesa de implementar un potente plan de infraestructura tomó relevancia. La expectativa de un mayor gasto fiscal generó dos efectos, por un lado aumentó la demanda esperada por el cobre -por ende aumentó su precio-, pero a su vez el mayor gasto fiscal aumentó las proyecciones de inflación, lo que aceleraría el proceso de normalización de tasas de la Fed: al subir las tasas largas en EEUU se hace más atractivo el dólar y se deprecia por ende el resto de las monedas respecto a aquel.

Pero el ex candidato Trump no sólo prometió un potente plan de infraestructura, también trajo consignas de mayor proteccionismo y elevó la incertidumbre en varios ámbitos. Tanto las medidas proteccionistas como la incertidumbre generan mayores riesgos asociados a los mercados emergentes, lo que provoca la búsqueda de instrumentos de inversión seguros y, por tanto, la salida de capitales desde los mercados emergentes. Resultado: el peso mexicano se ha depreciado un 10%, el real brasileño un 7% y el peso chileno alrededor de un 3%.

En conclusión, no es que el aumento del precio del cobre no genere apreciaciones del peso chileno, sino que son otros los factores que han contrarrestado esta eventual apreciación. ¿Qué pasará con el dólar a mediano y largo plazo? Depende, entre otros factores, de cómo evolucione el gasto fiscal en EEUU y el resto de las promesas de su próximo Presidente. ¿Y qué pasará con el dólar en el corto plazo? Ojalá los economistas supiéramos, ya que me encontraría descansando en la playa con un libro y una coca-cola.

*El autor es investigador Clapes UC (@jtvalente).

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon