Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Tomás Flores: El debate fiscal empieza a aparecer como una preocupación más cotidiana

logotipo de Pulso Pulso 05-10-2016 Carlos Alonso

¿Qué lectura hace del Presupuesto 2017?

-Esta administración se puede dividir en dos etapas: la primera con el ex ministro Alberto Arenas se vio un presupuesto expansivo y es ahí donde se incuba el desequilibrio que estamos apreciando hoy. Durante los dos primeros años de este Gobierno la expansión fue de 6,1% y 7,4% del gasto, respectivamente, entonces aquí es donde se produce el desequilibrio. Si bien el ministro Rodrigo Valdés está haciendo un esfuerzo para controlar ese gasto no ha sido suficiente. Esto provoca que el próximo año el déficit fiscal efectivo se amplíe de 3,1% a 3,3%. 

¿Había alguna forma de disminuir el déficit efectivo considerando los gastos comprometidos?

-Los ingresos totales del Gobierno Central crecen 1,7%, y los gastos 2,8%, ahí se produce el abultamiento del déficit fiscal efectivo. Ahora, en los gasto se produce un fenómeno que es bastante habitual en los países de la región y es que cuando los ingresos no crecen a un ritmo muy alto se empiezan a postergar los proyectos de inversión y por lo tanto, la inversión pública empieza a caer y eso es lo que pasa en este presupuesto donde la inversión pública cae 3,7%, mientras que el gasto corriente crece 3,2%.

¿Qué tan cerca está el país de ver afectada su clasificación de riesgo? 

-El riesgo que existe es que el presupuesto fue hecho con un supuesto de actividad de 2,25%, pero puede que crezca menos y esto llevaría a un mayor déficit fiscal efectivo que podría 3,5% del PIB. De ser así, si bien no creo que se cambie la clasificación, si puede cambiar el sesgo (perspectiva).

¿El escenario fiscal para el mediano plazo se ve complejo?

-Es débil, y eso queda de manifiesto en las declaraciones que hace el director de presupuestos, Sergio Granados, quien señala que si se mantienen las mismas condiciones económicas con el precio del cobre en torno a US$ 2 la libra, no será posible cumplir con los compromisos que se han adquirido en materia de gasto público. Esto muestra la fragilidad de la política fiscal. Si bien Chile tiene espacio para endeudarse, en la medida que siga creciendo la deuda, el tema fiscal vuelve a estar en primera línea. El debate fiscal empieza a aparecer como una preocupación más cotidiana, situación que es bastante común en los países latinoamericanos, no así en Chile, y por ende, ya estamos entrando de nuevo al club de países de la región.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon