Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Tras desaparición de Marín, Bolsa busca acuerdo extrajudicial

logotipo de Pulso Pulso 21-12-2016 Bárbara Sifón A.

En agosto de 2014 la Bolsa de Valparaíso ingresó una demanda contra sus principales competidores, la Bolsa de Santiago y la Bolsa Electrónica, por competencia desleal. 

La idea, aseguran en el mercado, surgió del ex presidente de la plaza porteña, Carlos Marín Orrego, hoy buscado por la justicia y la SVS, luego de que la Fiscalía de la V Región iniciara una investigación de oficio por presunto fraude y apropiación indebida.

La desaparición de uno de los socios fundadores del parqué derivó en el nombramiento de Gladys Soraya Apara como presidenta de Bovalpo en reemplazo de Marín. 

Considerando que Carlos Marín ya no forma parte de la Bolsa, el directorio decidió buscar una salida extra judicial a su ofensiva contra sus competidores, a quienes ya ha contactado para lograr acuerdos. 

“Como hubo cambio de directorio, evidentemente estamos más abiertos a poder conversar las cosas y así lo ha manifestado nuestra presidenta: queremos hacer valer nuestros derechos y ojalá fuera con una forma más abierta. Este directorio está más abierto a poder llegar a entendimientos por otras vías que no necesariamente sean las judiciales”, detalla el gerente general de Bovalpo. 

De todas formas, es en el marco de esta investigación que la figura de Carlos Marín reapareció el 2 de diciembre en escena. Pese a que no se le ha visto, el abogado, Jorge Salgado, en representación de Marín, realizó un depósito por $2.114.481 en las cuentas del tribunal de Valparaíso. 

¿La razón? La corredora de Marín se hizo parte del juicio desde un comienzo y solicitaron peritaje a las demás Bolsas. Por lo que el dinero depositado correspondería al pago de los peritajes.

Sin embargo, no son pocas las dudas que genera esta transacción. Fuentes relacionadas con la investigación cuestionan que Marín haya realizado una transferencia mientras se encuentra fugado de la justicia, y el hecho de que esté colaborando con la Bolsa que poco antes lo denunció a la justicia. 

El cierre de Carlos Marín

El 2 de noviembre pasado, la intermediaria solicitó a la SVS cancelar su inscripción. El 11 de noviembre, el regulador suspendió a la corredora por un plazo de 90 días pues no había proporcionado la información respecto sobre sus condiciones de patrimonio, liquidez y solvencia. Asimismo, no había remitido los estados financieros referidos al 30 de septiembre.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon