Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Tras negativa del BC, Banco de Chile buscará otras opciones para prepagar deuda

logotipo de Pulso Pulso 17-10-2016 Maximiliano Villena

Entre 2018 y 2019 eran las apuestas de los bancos de inversión para que el Banco de Chile terminara de pagar la deuda subordinada que arrastra con Banco Central desde su rescate en los años ‘80. Por ello es que el viernes por la tarde el mercado tomó por sorpresa el hecho esencial enviado por SM-Chile, en el que comunicaba que la institución presidida por Rodrigo Vergara, había rechazado la opción de prepago propuesta por el banco.

Pactada en cuotas anuales hasta 2036, la entidad controlada por el grupo Luksic y Citi registraba al cierre de 2015 un saldo por cancelar de $465.445 millones. Sin embargo, SM-Chile -la sociedad matriz del banco-  pagó  $140.614 millones en abril para hacer frente a la cuota correspondiente al ejercicio 2015.  Tras esto, el saldo que quedó por pagar llega a $323 mil millones.

Para garantizar el pago, SM-Chile controla la Sociedad Administradora de la Obligación Subordinada (SAOS), la cual mantiene  prendadas a favor del Banco Central 28.593.701.789 acciones de  Banco de Chile, equivalente a un 29,745% de la propiedad. Justamente, estos papeles eran clave para adelantar el pago. 

El Banco Central explicó que “la propuesta recibida corresponde esencialmente a un pago anticipado que incluiría el saldo adeudado y los intereses devengados -mediante un pago en dinero proveniente del rescate de acciones del Banco de Chile, prendadas a favor del Instituto Emisor- , sin considerar el procedimiento de evaluación económica que establece la Ley N°19.396 y el contrato que vincula a las partes, para los prepagos que se traduzcan en la entrega de un monto de dinero al Banco Central de Chile”.

© PULSO

A la vez, apuntó que “es importante tener presente que, si bien esta legislación establece expresamente la posibilidad de extinguir la obligación subordinada mediante la aplicación de pagos anticipados, también confiere explícitamente al Banco Central la facultad de rechazar ofertas de prepago que le puedan ocasionar un detrimento económico”.

En respuesta a ello, Arturo Tagle, gerente general de SM-Chile, señaló ayer que “el pago total de la deuda en dinero efectivo es una alternativa contemplada en la ley 19.396 desde su origen, y concretarlo era una oportunidad histórica para terminar con la última huella de la crisis financiera de comienzos de los 80”.

Respecto de los argumentos esgrimidos por el Banco Central, que dio cuenta de un eventual “perjuicio económico”, señaló que le llama la atención puesto que la propuesta no exigía descuento alguno. El ejecutivo explicó que “esto no es una operación de crédito de dinero común en la que se podría o no haber negociado una comisión de prepago”.

Por último, el ex gerente general de Banco de Chile explicó que “estamos estudiando la respuesta del Banco Central a la carta que le envió el Presidente de la Sociedad, pero sin duda seguiremos cumpliendo con la obligación subordinada de acuerdo a la Ley, buscando las mejores alternativas hasta completar el pago total y saldar ese compromiso, mucho antes de los 40 años proyectados inicialmente”.


Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon