Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Triunfo de Trump provoca fuerte alza de tasas largas y desinfla expectativas de recorte de TPM

logotipo de Pulso Pulso 15-11-2016 Carlos Alonso

Recién se cumplirá una semana del triunfo de Donald Trump en Estados Unidos, y el escenario para la economía global y en especial para la política monetaria de Chile cambió.

Esto porque hace sólo una semana cobraba fuerza la opción de que el Banco Central de Chile (BC) recortaría la Tasa de Política Monetaria (TPM) durante el primer trimestre de 2017, e incluso las expectativas implícitas en las tasas swap promedio cámara esperaban un recorte tan pronto como enero de 2017. Sin embargo, ahora ese contexto cambió y ayer este indicador revelaba un borrón a la perspectivas de recortes y sólo se anticipaba mantención hasta 2018.

Otro efecto Trump se reflejó en que las tasas largas en Chile -medidas en BCU a 5 y 10 años y BCP a 5 y 10 años- experimentaron un fuerte salto en la jornada de ayer. También lo hicieron a menores plazos.

Con estos antecedentes en mano, los economistas recomiendan al BC esperar antes de actuar e iniciar cualquier movimiento de la política monetaria.

La primera señal de alerta la entregó el ex vicepresidente del ente rector, Jorge Desormeaux, quien en entrevista con PULSO sugirió al BC esperar el impacto que pueda generar el plan fiscal de infraestructura anunciado por el presidente electo de EEUU en la inflación, ya que podría acelerar el ritmo de alza de la tasa de interés por parte de la Fed. Por ende, lo recomendable para el instituto emisor sería esperar antes de iniciar cualquier movimiento de su política monetaria. 

Esta visión generó debate entre los expertos quienes entregaron distintas visiones sobre la trayectoria de la tasa de interés para Chile. 

Polémico debate

Patricio Rojas, economista de Rojas y Asociados subrayó que “claramente en la medida que la Fed se mueva más rápido puede afectar a Chile. Por ello, si en diciembre la Fed tiene una política monetaria más agresiva le complica el escenario al BC si es que tenía la perspectiva de una baja de tasas. Hoy en día lo recomendable es esperar”. 

A su turno, Ángel Cabrera, socio de Forecast Consultores señaló que “hemos visto en estos días una fuerte tendencia alcista en las tasas americanas lo que se ha traducido en un fortalecimiento del dólar a nivel global, y de mantenerse esta tendencia, el escenario para el BC de bajar tasas de interés se complica”. En ese sentido, Cabrera apuntó que se debe analizar “cómo evolucionan las distintas variables a nivel global y nacional. Lo más recomendable es que el BC espere antes de actuar”. 

Felipe Alarcón, economista de EuroAmerica enfatizó que “la elección de Trump provocó un rally alcista en las tasas largas, ya que todo apunta que su plan de infraestructura generará más déficit y más inflación, por lo tanto, la Fed tendrá que acelerar su alza de tasas”. En este contexto, para Alarcón lo más prudente para el BC es aguardar: “en la reunión del jueves es probable que mantenga el sesgo neutral”. 

Alejandro Alarcón, académico de la Universidad de Chile acotó que “se han fortalecido los argumentos para que el BC mantenga la tasa de interés, considerando que el efecto Trump podría generar un alza en el tipo de cambio, impactando la inflación de segunda vuelta”. 

En cambio, Francisca Pérez, economista de BCI no pronostica un cambio sustancial en el escenario para Chile. “Tendría que cambiar mucho el escenario en EEUU para que se cambie la perspectiva de tasas para Chile”, afirmó, añadiendo que por ejemplo: “el tipo de cambio debería irse sobre los $700 por mucho tiempo para que cambie la configuración de la política monetaria para el próximo año, y se modifique el escenario de inflación proyectado para 2017 cuando se espera un 3%”. 

Por esta razón, Pérez explicó que en BCI se mantiene la visión de dos recortes de la TPM en el primer trimestre de 2017.

Tasas largas y expectativas swap

Uno de los efectos inmediatos que provocó la llegada de Trump a la presidencia de EEUU fue el cambio en las expectativas para la TPM implícitas en las tasas swap. Si hasta el martes pasado esos instrumentos financieros esperaban dos recortes en la tasa rectora, siendo el primero en enero de 2017, y el segundo en junio de 2017 situándolo en 3%, ahora, se espera una mantención prolongada hasta 2018. 

Otro cambio del escenario se observó en las tasas largas, las que medidas en BCP a cinco años mostraron un incremento diario de 10 puntos base -pasando de 3,99 a 4,09-, mientras que los BCP a 13 años subieron en 13 puntos base -de 4,37 a 4,5-. En tanto, las tasas medidas en BCU a 5 años avanzaron 11 puntos base -de 1,38 a 1,49-, y a 10 años 12 puntos base -de 1,48 a1,60-. 

Los economistas afirmaron que estos movimientos obedecen a las elecciones de EEUU pero esperan sea de corto plazo. No obstante, recomienda mantener la cautela y seguir su evolución. 

Sebastián Cerda, director de Estudios económicos de CorpResearch indicó que “en el corto plazo el alza de las tasas BCU y BCP se debe al efecto Trump, pero son movimientos normales de corto plazo, y no debiera afectar la visión del BC”. De todas formas, añadió que “en su próxima reunión podría dar alguna señal de monitoreo de esta situación, pero no creo que altere su escenario base”. 

Nathan Pincheira, economista de Banchile acotó que la incertidumbre impulsada por la elección americana probablemente provocó que las tasas mostraran alzas de manera abrupta. “Sin embargo, nosotros considerábamos que el mercado había sobre reaccionado al esperar dos bajas de tasas, por ello, ahora se afirma más el escenario de mantención prolongada”. 

Para Pérez, la explicación de estas alzas se debe a que las tasas de largo plazo en Chile se comenzaron a acoplar nuevamente con las de EEUU y prevé “espacio para más alza en las tasas de largo plazo”.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon