Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

UK: Brexit obliga a recortar estimación de crecimiento para 2017 de 2,2% a 1,4%

logotipo de Pulso Pulso 24-11-2016 Pulso

Reino Unido admitió que su economía crecerá menos y se endeudará  £122.000 millones de libras (US$152.000 millones) más de lo previsto de aquí a 2020 como consecuencia del voto por salir de la Unión Europea en el referendo del 23 de junio, más conocido como Brexit.

El ministro de Economía, Philip Hammond, difundió las últimas previsiones económicas al hacer su Declaración de Otoño en la Cámara de los Comunes, en la que presentó también el presupuesto preliminar para el ejercicio 2017-18 (de abril a abril), que incluye un aumento del gasto en infraestructuras a fin de estimular la economía.

Solo para 2017 recortaron la proyección de 2,2% a 1,4%. En conjunto, el Reino Unido crecerá en el período a 2020 2,4 puntos porcentuales menos de lo que podría haberlo hecho si hubiera optado por quedarse en la UE, según datos de la Oficina de responsabilidad presupuestaria (OBR, en inglés), que supervisa las finanzas públicas. 

Además, el déficit del presupuesto aumentará en los próximos cinco años hasta ese total acumulado de 122.000 millones de libras, en lugar de alcanzarse un superávit de £10.400 millones de libras en 2019-20, como había previsto el anterior Gobierno, también conservador.

La deuda neta acumulada, que se sitúa actualmente en £1,64 billones también aumentará más de lo anteriormente previsto, hasta 87,3% del PIB este año y 90,2% en 2017-18, para después bajar progresivamente hasta 84,8% en 2020-21.

Aunque en 2016 el PIB crecerá más de lo augurado, de 2% a 2,1 %, se reducirá en los años siguientes, hasta 1,4% en 2017, frente al 2,2% estimado en marzo, un 1,7% en 2018, 2,1% en 2019 y en 2020 y 2% en 2021, informó el ministro.

A pesar de haber renunciado al objetivo clave de eliminar el déficit, Hammond subrayó que mantiene el compromiso del anterior Ejecutivo “tory” con “la disciplina fiscal”, si bien “reconociendo la necesidad de invertir más para impulsar la productividad”.

En este sentido, presentó un presupuesto provisional, que debería confirmarse en primavera (boreal), dirigido a “abordar las debilidades a largo plazo de la economía británica”, como la falta de productividad y la escasez de vivienda.

Entre otras, anunció la creación de un Fondo de inversión en productividad que destinará £23.000 millones en estos cinco años a financiar proyectos de innovación e infraestructuras.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon