Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Un aliado inesperado

logotipo de Pulso Pulso 25-08-2016

Después de un boyante inicio de década, en los últimos años nuestra economía ha vivido un proceso de ajuste cíclico evidenciando un menor dinamismo. Pero lo cierto es que en este nuevo escenario no estábamos solos.

De muestra algunos botones: China pasó de crecer más de dos dígitos al año a expandirse “sólo” un 6,7% durante este primer semestre. Por el lado de la eurozona, los países que la conforman recién han logrado recuperar el nivel de producto previo a la crisis. En el caso de Latinoamérica, esperamos que la región vuelva a retomar el crecimiento durante el próximo año, mientras que la situación de Japón es cuento aparte. A consecuencia de lo anterior, la expansión esperada para la economía mundial será apenas de 3,0%, repitiendo el magro desempeño del año pasado.

Entonces, ¿qué esperar para 2017? ¡Más crecimiento! Si bien los países desarrollados -salvo EEUU- todavía tendrán cifras bajas, los emergentes se verán beneficiados por condiciones financieras más favorables. Aunque gradual, los precios de las materias primas tendrán una recuperación sostenida y tendiendo a subir en la medida en que se reducen los excesos de oferta. Aunque es cierto que China muestra un menor dinamismo, se va consolidando su nuevo modelo de crecimiento y la inversión, que ya se habría ajustado a la nueva realidad cíclica de los commodities.

A la hora de hacer un zoom, destacan las favorables perspectivas de un mejor desempeño de las economías latinoamericanas, que han sido especialmente susceptibles a la volatilidad derivada de la exposición a los mercados de las materias primas. Es justo ahora que nuestro país tiene nuevas oportunidades, con un sector financiero receptor de capitales, gracias al renovado encantamiento de los inversionistas globales con la región. Como beneficio adicional, y derivado de la recuperación de nuestros vecinos, esperamos un repunte de nuestro alicaído sector industrial.

De cara a 2017 y fuera de todo pronóstico, el sector externo y la región dejarán de restar crecimiento, para convertirse en un verdadero aliado, que nos entregará una ayuda extra para mejorar nuestro desempeño económico.

*El autor es economista Banco Santander.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon