Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Un Brasil divido en contrarios a Rousseff o a Temer sale de nuevo a la calle

logotipo de Pulso Pulso 31-07-2016 EFE

Después de varias semanas de relativa calma, miles de brasileños volvieron hoy a salir a las calles para manifestarse a favor o en contra del juicio destituyente que afronta la presidenta suspendida Dilma Rousseff, quien podría ser apartada del cargo de manera definitiva en septiembre. 

Convocados por grupos sociales contrarios a la dirigente del Partido de los Trabajadores (PT), como Vem pra Rua o el Movimento Limpa Brasil, los ciudadanos que rechazan la vuelta de Rousseff al poder alzaron sus voces en hasta quince estados de todo el país. 

Al grito de "Fuera Dilma", numerosos ciudadanos vestidos en su mayoría de verde o amarillo recorrieron este domingo algunos de los puntos más emblemáticos del país, portando pancartas que pedían la destitución de la jefe de Estado brasileña. 

Rousseff afronta en estos momentos un juicio político en el Senado, acusada de incurrir en maniobras contables ilegales para maquillar los resultados del Gobierno en 2014 y 2015, lo que podría suponer un 'crimen de responsabilidad', uno de los motivos previstos en la Constitución para justificar el proceso. 

Las protestas que se produjeron este domingo por todo el país no contaron con el masivo apoyo de las que se produjeron en abril y agosto pasados, cuando millones de personas salieron a las calles para protestar por la corrupción y la crisis económica del país. 

Aquellos que desean la vuelta de la presidenta, que fue suspendida del cargo el 12 mayo mientras responde al juicio político instaurado en el Senado, mostraron su apoyo a Rousseff y su rechazo a Temer en trece estados a lo largo del país. 

El principal acto de apoyo a la presidenta suspendida se produjo en Sao Paulo, la mayor urbe del país y tradicional bastión de los 'petistas', donde miles de personas se congregaron en la plaza Largo da Batata, en la zona oeste de la ciudad. 

Numerosos asistentes, vestidos en su mayoría con el color rojo del PT, reclamaron no solo la vuelta de Rousseff, sino que además solicitaron una reforma política para evitar que se repita lo que muchos consideran un golpe de estado orquestado por el Partido del Movimiento Democrático de Brasil (PMDB) de Temer. 

El próximo 29 de agosto, según informó este sábado el Supremo Tribunal Federal (STF) el pleno del Senado deberá decidir la suerte definitiva de Rousseff. En una primera votación, el proceso destituyente deberá ser apoyado por 41 de los 81 senadores para continuar a la siguiente instancia. De ser así, el presidente del STF, Ricardo Lewandowski, deberá convocar a una nueva sesión del plenario, para una última votación. En esa última y definitiva instancia, Rousseff podría ser destituida si así lo decide una mayoría calificada de por lo menos 54 senadores. 

© PULSO

En caso de que el Senado se incline por la destitución, Temer completaría el mandato, que vence el 1 de enero de 2019, cuando le entregaría el poder al vencedor de las elecciones previstas para octubre de 2018. 


Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon