Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Una vez aprobada Comisión de Mercado Financiero por TC, Hacienda enviaría Ley de Bancos

logotipo de Pulso Pulso 15-12-2016 Maximiliano Villena

Afinando los últimos detalles de la reforma a la Ley General de Bancos (LGB) se encuentran en Hacienda. El titular de la cartera, Rodrigo Valdés, señaló ayer que están a la espera de que el Tribunal Constitucional (TC) apruebe la Comisión de Mercado Financiero (CMF) para enviar el proyecto al Congreso. La iniciativa busca integrar en una primera instancia la supervisión del mercado de valores y seguros y el de pensiones, para luego incorporar a la banca. Esta última se sumaría una vez aprobada la LGB. 

“Vamos a mandar pronto esto, la verdad es que necesitamos que la Comisión de Mercado Financiero que está en el TC se convierta en ley para poder mandar la Ley General de Bancos porque se engarzan ambas. Hay que ver como sale, pero si saliera sin ningún cambio, la verdad estamos esperando el número de la Ley para poder ingresar el proyecto”, sostuvo el secretario de estado a la salida del seminario organizado por Icare que abordó, justamente, el nuevo modelo regulador. 

Valdés respondió además a las aprensiones de la Corte Suprema respecto al debido proceso de la estructura de supervisión y fiscalización. “Es la misma discusión que surgió con la FNE, cuál es el rol del Ministerio Público versus el fiscal nacional económico, en este caso cuál es el rol del fiscal y la comisión versus el Ministerio Público. Hay una serie de cosas que hay que ir balanceando, lo que quiero decir esto no es raro en otros países, estamos adaptando lo que otros países hacen, y ya lo hicimos en la FNE”, sostuvo el ministro.

Durante el seminario, la abogada Olga Feliú señaló que tal como salió del congreso la Comisión de Mercado Financiero, la estructura “queda bajo fiscalización de Contraloría General de la República, limitada a examen de cuentas. El proyecto de la Comisión Mixta no establece norma especial, por lo que se aplica norma general de control total”. Este tema fue criticado por el presidente de la Asociación de Bancos, Segismundo Schulin-Zeuthen. “La Contraloría tiene que preocuparse de la rendición de cuentas y no volver atrás. Acá se requieren decisiones rápidas, sobre todo en el ámbito de la banca. Si vamos a entrar a la visación del organismo, podemos tener problemas sistémicos no menores”, dijo. Indicó además que un punto clave es “la autonomía financiera, y dentro de eso las remuneraciones de los consejeros. Para que tenga independencia, las remuneraciones debieran ser parecidas a los consejeros del Banco Central, pero en la ley se plantea similar a la de los jefes de servicio”. 

Fernando Coloma, ex superintendente de Valores, también mostró aprensiones. “Quedó una comisión a cargo de todo (el mercado financiero) y la parte fiscalizadora también pasó a ser parte de esta comisión, entre proceso y proceso terminamos de un escenario donde había una regulación por silos, a un regulador único, y eso me preocupa”, comentó. A la vez, apuntó que el régimen post empleo es “muy mediocre”. Este ítem contempla una inhabilidad de seis meses, plazo que sería insuficiente según Coloma. “Los regímenes debieran ser más extensos, un año por lo menos”, detalló.

Para Raphael Bergoeing, ex superintente de Bancos, uno de los mayores problemas de la regulación del sistema es el atraso respecto del resto del mundo. “En el país hemos restringido avances regulatorios, desde hace bastante rato, por criterios contables de la Dipres”, enfatizó.

A la vez, comentó que “todavía estamos siendo gobernados intelectualmente por una parte de la industria que tiene mucha claridad de lo que fue la crisis del 82 y 83 y, por lo tanto, tenemos una regulación que funciona muy bien cuando vivimos una crisis, pero no se piensa en el día a día”. Por último, el presidente de la Bolsa de Comercio, Juan Andrés Camus, celebró la intención de integrar los organismos regulatorios, pero advirtió que bancos, emisores y AFP administran riesgos totalmente distintos y requieren de una especialización, por lo que recomendó mantener el funcionamiento de cada área de forma independiente.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon