Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Vacancia de oficinas en Santiago: leve baja en el tercer trimestre y precios dejan de caer

logotipo de Pulso Pulso 13-10-2016 Carla Cabello

Los últimos dos años han sido de máxima dificultad para la industria de oficinas en Santiago. La vacancia ha exhibido una tendencia al alza, producto de una fuerte reducción en los niveles de demanda, que se comenzó a percibir desde 2014 y se profundizó durante 2015. Sin embargo, esto podría comenzar a revertirse.

Ello, porque según un estudio de la consultora CBRE, la industria de oficinas mostró un leve repunte en el tercer trimestre de este año, ayudada en parte por la mayor demanda por oficinas premium. La tasa de vacancia general en Santiago, considerando las oficinas clase A y B, se situó en 10,1%, levemente menor al trimestre anterior.

Pese a que el índice se mantiene en su mayor nivel desde el año 2000, durante el tercer trimestre se evidenció una tendencia a la estabilidad en el mercado de oficinas. Dado ello, expertos estiman que incluso la vacancia podría volver a situarse por debajo del 10%.

“Dada la claridad que existe en las fechas de entrega de los proyectos hoy en construcción y el buen nivel de pre-comercialización por parte de los proyectos clase A en camino, esperamos que a finales de 2016 la tasa de vacancia clase A+B se mantenga estable en el rango del 10%, no descartándose una baja a un dígito. Esta situación dependerá en parte de que se concreten ciertos cierres actualmente en proceso de comercialización”, explica Verónica Melys, Research Manager de CBRE.

De acuerdo al estudio, las oficinas clase A -o premium- registraron una caída en la tasa de vacancia de casi un punto porcentual, alcanzando un 8,1%. Esto se explica por la importante demanda de superficies en todos los submercados que la componen, en particular en Santiago Centro, el eje Apoquindo y Providencia. Adicionalmente, influyó que no ingresara nueva oferta de oficinas clase A durante el periodo.

Pero esta mejora no es pareja. Las oficinas clase B -edificios que se ubican en sectores menos consolidados o con menor nivel de equipamientos- registraron un alza de la tasa de vacancia, llegando a un 12,1%, cifra que se compara con el 11,6% que alcanzó durante el segundo trimestre de este año. 

La consultora explica que esto se debe en parte a la mayor oferta en este segmento. “En clase B existe un mayor porcentaje de superficies que salen al mercado para venta y que son comprados para inversión, para luego ser devueltas al mercado en modalidad de arriendo, repercutiendo sobre la disponibilidad del sector”, explica Melys.

“El mercado clase A no ha presentado ingresos durante dos periodos consecutivos, y a la fecha acumula un total de 15.200 m2 ingresados, en comparación con los cerca de 99.000 m2 que acumula a la fecha el mercado clase B”, señala Melys.

Para el último trimestre del año se espera el ingreso de dos edificios en clase A y de cuatro proyectos en clase B, lo cual duplicaría el total de ingresos registrados durante el tercer trimestre de este año. En clase A se espera el ingreso de El Bosque Norte Isidora y el edificio de la Cámara Chilena de la Construcción, mientras que en clase B destacan Tobalaba Office, en Providencia y Edificio Morandé en Santiago Centro.

Con esto, respecto a los valores de arriendo ofrecidos, se registró un nuevo ajuste a la baja en el trimestre recién pasado, reflejado en los promedios ponderados de clase A y B, los que alcanzaron 0,53 UF/m2 y 0,41 UF/m2 respectivamente.

“La mayor contracción en las rentas ya ocurrió durante 2015. Hoy en día aún se ven ajustes a la baja, pero en una menor medida. Esperamos que los valores se estabilicen a consecuencia de una disminución gradual tanto de la tasa de vacancia como de la entrada de nuevas oficinas, lo que indicaría que una porción importante de la demanda deberá ser satisfecha con superficies existentes”, comenta Melys.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon