Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Van Rysselberghe logra holgado triunfo y se convierte en la primera presidenta de la UDI

logotipo de Pulso Pulso 12-12-2016 Jorge Arellano

Un contundente triunfo consiguió la senadora Jacqueline van Rysselberghe sobre el diputado Jaime Bellolio en las inéditas elecciones internas -un militante un voto- que se realizaron ayer en la UDI.

Pese a las dificultades que ocurrieron al inicio de la jornada con el sistema de voto electrónico, cerca de las 19:20 horas el actual timonel de la colectividad, senador Hernán Larraín, entró al salón de la sede de la colectividad con las llaves que permitían conocer el resultado oficial.

Van Rysselberghe obtuvo un 62,4% de los votos (4.225) contra el 37,6% de Bellolio (2.560) transformándose en la primera mujer electa timonel de la colectividad.

El triunfo de la legisladora tiene mucho de simbólico. Uno de los principales impulsores de su canddiatura fue el senador Juan Antonio Coloma, uno de los denominados “coroneles” de la colectividad. Además, su candidatura contaba con la simpatía de Jovino Novoa y Pablo Longueira, con quienes se reunió. Incluso, Cecilia Brinkmann, esposa del otrora ex presidenciable UDI salió a terreno con ella.

Pero no sólo lo anterior. Las elecciones eran vista con detención desde el círculo del ex Presidente Sebastián Piñera, ya que el triunfo de la senadora ayuda a impulsar la candidatura del ex mandatario desde el gremialismo. Un triunfo de Bellolio habría perjudicado la opción, ya que éste buscaba que el partido llevara sí o sí un candidato propio a las primarias del 2 de julio. 

Problemas con la votación electrónica

Las elecciones nacionales del gremialismo no empezaron del todo bien. El partido pretendía ser el paradigma de la votación electrónica en sus comicios internos, pero un problema en el sistema provocó un retraso en el proceso.

El mecanismo utilizado para el voto electrónico presencial, que pretendía hacer más expedito el sufragio, sufrió una caída general que obligó a los vocales de mesa a registrar manualmente los nombres de quienes pretendían emitir su sufragio.

Si bien la fórmula que ocupó el partido permitió no suspender el proceso, sí provocó que el proceso se extendiera más allá de lo estipulado.

El presidente del partido, Hernán Larraín, se refirió a la situación y sostuvo que “al inicio de este proceso tuvimos complicaciones que tuvieron saturado el sistema, que, finalmente, durante algún minuto, se anduvo cayendo (…) Gracias a Dios, gracias a la capacidad de respuesta que hemos tenido, a las medidas que se tomaron para asegurar que el proceso pudiera continuar en forma normal en todo el país, el proceso está funcionando de una manera estricta y enteramente normal”, puntualizó.

No obstante, Larraín debió informar que las votaciones, que iban a concluir a las 18:00 horas, finalmente se extenderían por una hora más.

© PULSO

La empresa externa encargada de las votaciones de la UDI, Evoting, ya había tenido problemas en las fallidas elecciones de la ANEF. Para tal evento, el software presentó algunos problemas, lo que obligó a suspender el proceso.

En las votaciones estaban habilitados 72 mil militantes, sin embargo sólo votaron  6.828 militantes.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon