Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Vivir el presente planificando el mañana

logotipo de Pulso Pulso 01-12-2016

Las grandes iniciativas, sobre todo cuando son ambiciosas, requieren de esfuerzos significativos para poder llevarse a cabo. Por ejemplo, la Sagrada Familia de Barcelona comenzó a construirse hace más de 120 años y todavía tiene camino por delante. Sin embargo, es importante reconocer que antes de poner el primer ladrillo, Gaudí tuvo que concebir la idea en su cabeza, luego plasmarla en planos y finalmente comenzar a construirla.

Recién terminó el proceso de elecciones municipales y ahora todo lo que resuena es la carrera presidencial. Sin duda, es el momento de comenzar a proyectar el Chile del futuro. De este modo, se debe iniciar la conformación de los equipos que preparen el camino del mañana. Para esto es clave que las personas seleccionadas cuenten con tres atributos indispensables en un equipo de excelencia: competencia, compromiso y honestidad.

En primer lugar, se requiere competencia, porque para llevar adelante una misión importante hay que tener las habilidades y los conocimientos suficientes para desarrollarla con eficiencia. En segundo lugar, se debe sumar a profesionales comprometidos con la historia de Chile, deseosos de lograr un objetivo que los trascienda, como es la búsqueda del bien común. Finalmente, los equipos tienen que contar con personas honestas, que eviten el camino corto y la letra chica y, en cambio, se muestren transparentes frente a la comunidad.

Constituir equipos a partir de estos tres atributos contribuirá a generar la confianza que se necesita para lograr la modernización del país de cara a las próximas décadas. Chile cambió y ya no basta con hacer bien las cosas, sino que deben llevarse a cabo de un modo sinérgico para y con el resto de la ciudadanía.

Luego, vendrá la batería de proyectos que conducirán a nuestro país a convertirse en un mejor lugar. Habrá que partir pensando la ingeniería básica, para luego pasar a los detalles, y finalmente a la construcción. Pero desde ya se debe dedicar el tiempo necesario para hacer un diagnóstico certero de nuestro estado actual y determinar hacia dónde queremos avanzar.

*El autor es economista Banco Santander.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon