Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Voluntariado gerencial: liderazgo con alma

logotipo de Pulso Pulso 25-10-2016

Al hablar de voluntariado corporativo como una de las prácticas más reconocidas de la RSE, solemos fijar nuestra atención en las comunidades que reciben ayuda o en los colaboradores que son parte de estas acciones, donando parte de su tiempo en beneficio de otros.

En este sentido, entendemos el voluntariado como un modelo de participación, en el cual las compañías ofrecen a sus equipos la posibilidad de contribuir a la construcción de un mundo más sostenible, justo y solidario, mediante iniciativas en las cuales también participa la comunidad local.

Ahora bien, para que esta práctica sea constante en el tiempo y coherente con la cultura empresarial, necesariamente requiere del compromiso y la convicción de un actor que muchas veces pasa desapercibido en la visibilidad que otorgamos a estas acciones: el líder corporativo.

Es aquí donde surge una tendencia que cada vez adquiere mayor fuerza en las compañías y a la que diversos expertos han denominado “voluntariado gerencial”. En términos simples, ella significa un involucramiento total de los líderes con las políticas de apoyo a la comunidad, lo que constituye un cambio de paradigma muy importante en la implementación de programas de voluntariado en las empresas, pues agrega una mirada estratégica a la RSE que apunta a concebir estas iniciativas como parte esencial de la filosofía corporativa y no como acciones aisladas.

Esta visión que nace desde el liderazgo implica pensar en resultados a largo plazo, alineados con un modelo sustentable de negocios que también aporte a la sociedad, con iniciativas que estén en sintonía con la cultura interna de la empresa y que contribuyan a generar beneficios para todas las partes involucradas: comunidades, colaboradores y la propia compañía.

Cuando esto sucede y los miembros de la empresa son testigos de la participación y del compromiso de sus líderes con las acciones de RSE, se genera un rol ejemplificador que transforma a los directivos en aliados clave y en compañeros de ruta en esta labor común, lo que fortalece el sentido de equipo y de colaboración entre todos.

En ese momento es cuando el “voluntariado gerencial” genera un círculo virtuoso con efectos positivos tanto para la compañía, como para la propia gestión de sus líderes. Entre ellos se pueden mencionar que fomenta el desarrollo de habilidades blandas, aumenta la capacidad de comunicación interna, desarrolla la creatividad y el liderazgo, mejora la red de relaciones laborales, permite descubrir nuevas potencialidades en la organización, robustece el vínculo de esta con la comunidad donde se encuentra inserta, refuerza el posicionamiento de la empresa como un actor socialmente responsable y, sobre todo, otorga un sentido profundo al trabajo, que entusiasma y compromete.

Liderar con el alma significa estar dispuesto a ir más allá de los resultados económicos, es incorporar una dimensión más humana y una actitud de servicio hacia los demás como fuerza movilizadora de cada equipo de trabajo.

Los invito a ser parte de este movimiento donde al compartir no sólo ayudamos a generar un mundo mejor, sino que también cada uno de nosotros se desarrolla y se realiza como un actor comprometido con el progreso de cada miembro de la sociedad.

*La autora es gerente general de United Way Chile.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon