Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Walmart, Cencosud, SMU y FNE presentan testigos por presunta colusión

logotipo de Pulso Pulso 09-11-2016 Leonardo Cárdenas

En tierra derecha entró el proceso judicial de la presunta colusión de las grandes cadenas de supermercados en el mercado de la carne de ave, que denunció la Fiscalía Nacional Económica (FNE). 

Las cadenas entregaron al Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (TDLC) su listado de testigos que declararán en un proceso que se extenderá hasta inicios de 2017. 

Aquí destacan: Alejandro Jadrecic, decano de la facultad de ingeniería de la UAI, y Karen Thal Silberstein, psicóloga y actual gerenta general de CADEM. Ambos declararían a petición de Cencosud. En el caso de Walmart destaca el número de abogados que presentarían su testimonio ante el TDLC.

Es así como la estadounidense solicitó citar a declarar a Gonzalo Raúl Smith Ferrer, ex VP & general counsel, Latin America Region Wal-Mart Sores, Inc. Además de Claudia González Montt, Gerente Legal Litigios, Servicios Financieros, Corporativo y Libre Competencia de Walmart Chile, y los abogados Héctor Hernández Basualto y José Pedro Silva Prado.

Por su parte, SMU solicitó citar a Domingo Valdés Prieto, abogado fiscal y secretario del directorio de Enersis América, entre otros. La matriz de Unimarc también pidió citar a un viejo conocido de la industria: Enrique Marmentini, ex dueño de Supermercados Marmentini Letelier.

De acuerdo al orden establecido por el TDLC, la FNE será la primera en abrir los fuegos. El próximo 13 de diciembre estarán los denominados testigos claves del caso. Se trata de Juan Carlos Gosen Sara, gerente de alimentación, consumibles y mascotas de Walmart Chile. Junto a él se citará a Patricio Delgado Barrientos, gerente de ventas a supermercados de Agrosuper, y Joseba Loroño Andraca, ex gerente de negocio carnes de Cencosud Supermercados entre enero de 2009 y julio 2013, y actual gerente general de la agencia de publicidad “Furia”. 

Este último es una pieza clave para la FNE en el entramado de la presunta colusión. Esto último debido a que en la incautación de documentos, gran parte de los correos, que para la Fiscalía sirven de insumo fundamental para denunciar la colusión, pertenecen al ejecutivo ligado hoy a la industria de marketing.

La FNE acusa a las cadenas de haber participado en un acuerdo para fijar, a través de sus proveedores, un precio mínimo de venta de la carne de pollo fresco, al menos entre 2008 y 2011, restringiendo la competencia en este mercado.

Según la FNE, el objetivo fue “regularizar el mercado” y “evitar guerra de precios”, por lo que pidió el máximo de multa que permite la ley para casos de colusión: 30 mil UTA, unos US$23 millones para cada empresa.

Sin embargo, los supermercados descartan cualquier tipo de coordinación. 

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon