Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

William Thayer: "A la Democracia Cristiana le sobra miedo a perder adeptos"

logotipo de Pulso Pulso 05-09-2016 Rosario Moreno Concha

Ha vivido durante el mandato de 27 presidentes. Casado hace 70 años con una sola mujer (como él recalca), Alicia Morel; en sus 97 años ha sido dos veces ministro en el Gobierno de Eduardo Frei Montalva, senador designado por Augusto Pinochet, miembro del Consejo Directivo de la UNESCO, escritor de varios libros, entre otros. Aunque hoy se define independiente, fue miembro de la Democracia Cristiana por más de 30 años, partido del que fue expulsado en 1975 por considerarlo cercano al Gobierno Militar.

Desde su casa en la comuna de Providencia, lúcido y de frente, hace un crudo análisis de la crisis política por la que está atravesando nuestro país.

¿Cómo ve a Chile hoy?, ¿Qué está fallando? ¿Es uno de los momentos más difíciles que le ha tocado ver desde el punto de vista de la debilidad de las instituciones?

-Soy optimista del futuro de Chile, aunque esté pasando por un momento muy malo, hoy. El país se está transformando en una inmensa clase media flanqueada por dos sectores sociales en decadencia: los opulentos y miserables, sectores cada vez menos influyentes. Hace 30 años todavía teníamos clase alta, media en formación y clase popular. El proletariado se traspasó -íntegro- a la clase media. Hoy la clase media va hacia el 80%. La clase alta, la que yo llamo opulenta, esa que hace ostentación de su riqueza, no es más del 5%. Los miserables otro 5%; y un 10%, está en tránsito entre pobreza y clase media.

Es optimista mirando hacia el futuro, pero ¿qué está fallando hoy,  qué está haciendo mal Bachelet y su Gobierno?

-Soy rabiosamente objetivo. Lo que está pasando en Chile es un intento muy leal de la Presidenta y de su equipo de Gobierno, por pasar de un Gobierno socialista a un Estado socialista, entendiendo por socialismo un régimen económico social que no admite la propiedad privada productiva.

© PULSO

Pero eso es muy peligroso, lo que afirma.

-Es gravísimo. Un régimen que no admite la propiedad privada productiva tiende o consigue que no haya inversión privada, y al no haberla, no hay ahorro privado, y eso choca mortalmente con la familia. Legítima o ilegítima. El grupo familiar es lo que determina cuando una persona necesariamente comienza a ahorrar.

Insisto en que es gravísimo lo que dice. ¿Qué va a ocurrir entonces?

-Lo que está pasando es que el hombre necesariamente vive en comunidad. El grupo humano necesariamente necesita la familia. Cuando un ser humano integra una familia empieza a ahorrar. Las familias de Chile quieren una casa donde vivir, alimento, trabajo estable y eso no lo puede hacer sin ahorrar. Eso lo conduce a aspirar. La familia, entonces, no va a dejar que se termine con la propiedad privada.

¿Y cómo va a lograr esto la familia?

-Es que no se dará, porque lo que digo es lo que ha hecho fracasar a todos los gobiernos socialistas, todos.

¿Y cómo se va a dar el fracaso según usted, de este intento socialista ahora en Chile?

- Un 15% está impidiendo, retardando, dificultando el movimiento de constitución de la inmensa clase media. Y quiere volver (Bachelet), para ser leal con el socialismo a la dictadura del proletariado, aunque el término esté en desuso, y aunque no se atreva a decirlo. Quiere volver a una sociedad de ricos y pobres, en que manden los pobres y obedezcan los ricos, y eso no tiene destino.

Es bien desolador este panorama...

- Va ser un mal Gobierno, de bajo crecimiento, que lo más probable se pierda en la próxima elección. Pero le puede costar décadas al país. Este Gobierno está siendo un pésimo Gobierno, sin destino, encaminado por una consigna de que no haya empresas privadas, universidades privadas. Pero este socialismo no entiende que se está enfrentando con la familia, que quiere surgir donde hay normas de amor permanentes, vitalicias y gratuitas. No es temporal, es atemporal. Y lo demás es pagado y temporal. La opción estatista no va a resultar, no tiene destino… a no ser que consiga destruir el concepto de familia, que aún no ha pasado a lo largo de la historia.

Pero se puede hacer mella al concepto de familia.

- Le va a ser mella en cuanto puede causar mucho descontento, desajuste y cambios de metas por consigna. Los gobiernos que no tienen destino gritan consignas. Cuando la familia deja de poder ahorrar se revienta y levanta. Chile tiene la ventaja que ha visto reventones y los ha visto fracasar, porque debemos ir hacia un país moderado.

¿Y quiénes serían hoy los responsables del aumento de la pobreza, cesantía, de lo mal que está el país hoy?

-El principal responsable es el Gobierno. El afán de cambiarlo todo, de reducir el ahorro privado hace que la familia viva descontenta.

Usted que fue senador designado entre 1990-98 ¿Qué responsabilidad le atribuye en esto también al Poder Legislativo? 

- Muy grande. Ha bajado el nivel de orientación, no saben para dónde van. Están muy contentos ganando 12 millones de pesos mensuales. Están mareados. No han visto con claridad el choque que hay entre la naturaleza familiar, para lograr el grueso del ahorro que el país busca, y la doctrina socialista.

Usted ingresó a la Falange Nacional en 1942 y luego fue demócrata cristiano hasta 1975. Si la DC es cristiana ¿cómo la mayoría de los legisladores del partido pueden estar a favor del aborto?

-Es contradictorio. Debieran ponerse firmes como partido y votar en contra del aborto. No al asesinato de un niño por lo que sea, hay que distinguir entre morir y matar.

¿Podría orientarla el que no esté en la misma coalición con el PC?

- Yo por ningún motivo aceptaría estar con los comunistas.

O más que desorientada, ¿no le faltarán agallas a la DC por miedo a perder simpatizantes?

-Sí. Le sobra miedo a perder adeptos. Gobernar es servir, no destruir. Gobernar no es ganar, es servir. Y el país, no sólo la DC, está convencido que para gobernar, la tarea es ganar y los candidatos son buenos si ganan. Y no es ese el punto, el punto es el contenido. Si todos ganan con la finalidad de hacer un país socialista, todos van a perder.

En esta misma crisis, ¿el que este Gobierno haya sacado de la malla escolar obligatoria el ramo de Filosofía, no cree que es el síntoma mayor de desorientados que están? ¿O va en la línea de buscar fortalecer este Estado socialista del que me habló?

-Me parece pésimo. Es como decir: “vamos a suprimir las heridas”. Es no ir al fondo de las cosas para que la gente no piense. Es un síntoma más de avanzar a este Estado socialista, sin saber bien lo que es el socialismo. Y el socialismo busca destruir la familia y que el país no crezca. Este Gobierno quiere que todo vaya al Estado, y ser ellos los que lo gobiernen y, se está produciendo una lucha de clases en este proceso; aunque no estén usando esta expresión, porque está desprestigiada.

¿Y qué haría usted para mejorar Chile y salir de esta crisis política en la que estamos viviendo?

-Si tuviera poder, le daría todo el respaldo al ahorro privado, especialmente la inversión privada de la familia. Y específicamente, metería mano en la trasparencia de la democracia social, esto es, que en la elección de dirigentes y representantes de entidades sociales haya mayor transparencia. Chile tiene una política bastante clara en elegir representantes políticos, pero bastante oscura en elegir representantes sociales: elecciones internas de los partidos, de los sindicatos, federaciones, etc… hay que hincarle el diente al tema. 

Pero en el mundo político ha sido bastante poco transparente. Estamos viviendo una crisis en aquello.

-Pero en definitiva tú tienes una elección grande y no hay duda de quién es elegido, pero en lo social ello no ocurre.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon