Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Naomi Watts agradece el apoyo que le brindó Pink Floyd tras la muerte de su padre en 1976

logotipo de Bang ShowbizBang Showbiz 17-07-2017 bangshowbiz.com
Naomi Watts © Proporcionado por BangShowBiz Naomi Watts

Aunque en la actualidad disfruta de una más que respetable carrera cinematográfica que le ha convertido en una de las intérpretes más cotizadas de la industria de Hollywood, la actriz Naomi Watts ha preferido obviar por un momento sus exitosa trayectoria para hablar abiertamente sobre un capítulo de su vida mucho más íntimo y doloroso, concretamente el que la llevó a perder a su padre Peter como consecuencia de una sobredosis de heroína en el año 1976.

En esa época, el progenitor de la artista, quien por entonces tenía solo 30 años, ya no trabajaba como representante y técnico de sonido de la banda de rock psicodélico Pink Floyd, pero aun así la formación liderada por Roger Waters decidió volcarse con la familia Watts para asegurarse de que, al menos en lo respectivo al plano financiero, pudiera sobrellevar tan duro golpe.

"Cuando murió, mi padre no tenía ahorros y creo que mi madre tampoco. Así que la banda muy generosamente nos dio... un fideicomiso no es la palabra. Creo que le dieron a mi madre unos miles de dólares para ayudarla a salir adelante. Una suma considerable para ayudar. Fue muy amable de su parte que hicieran esto", ha relatado emocionada la intérprete, que tenía seis años cuando le sobrevino la tragedia, en una entrevista concedida al diario The Guardian.

De los pocos recuerdos que tiene de la relación entre sus padres y el mítico grupo, como ha explicado en la misma entrevista, Naomi todavía conserva en su memoria uno que quedó retratado en una de las escasas fotografías que atesora de su malogrado progenitor. En ella, Peter aparece junto a su esposa Myfanwy, madre de la intérprete, posando orgullosos en la playa y luciendo bañadores algo provocadores para la época que al mismo tiempo dejaban patente su carácter rebelde y contestatario.

Hace solo unas semanas, la estrella recibió de un admirador de Pink Floyd otra imagen de esa misma época, también en blanco y negro, que retrata a su padre con una amplia sonrisa al lado junto a varios miembros del grupo. Al verla por primera vez, Naomi no pudo evitar que le saltaran las lágrimas al ser esta una de las escasas ocasiones en las que había visto a su padre tan feliz.

"Tienes que entender que yo tengo solo tres fotos de mi padre y dos recuerdos de él, y que todas las fotos que guardo de él están borrosas o él solo aparece muy alejado en el fondo", ha explicado en medio de su conversación con el rotativo británico.

El triste suceso que dejó a Naomi y a su hermano Ben huérfanos de padre con 7 y 9 años, respectivamente, marcó para siempre sus vidas, así como la de su madre, quien no obstante trató de rehacer su vida junto a otro hombre poco después de lo ocurrido. Antes de cumplir los 14, la intérprete se mudó junto a su familia primero a Gales y después al condado inglés de Suffolk, hasta que en 1982 todos se trasladaron definitivamente a Sídney, Australia, país del que la intérprete también tiene la nacionalidad.

"Me moví de un lado para otro cuando era una niña. Fui a nueve escuelas diferentes en Inglaterra. Empecé en Kent, después me fui a Cambridge por un tiempo. Vivimos en Norfolk, en Suffolk, en Gales. Allí es donde mis abuelos vivían. Así que de un lado para otro, muchas escuelas nuevas, tuve que reinventarme mucho y me preguntaba: '¿Cómo consigo formar parte de ese grupo? ¿Cómo consigo que me acepten? ¿Quién quieren que sea?'. Esta es la parte 'gitana' que llevo en mí, esa constante reinvención", ha asegurado sobre su preparación para el papel protagonista de la próxima serie de Netflix, 'Gypsy', en la que interpreta a una psicóloga y para el que también le han sido muy útiles las varias sesiones de terapia a las que ha asistido a lo largo de su vida.

image beaconimage beaconimage beacon