Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Empresarios endurecen cuestionamientos a reforma laboral y crean mesa negociadora para tratar con Gobierno y Congreso

Pulso Pulso 18-04-2015

© Reinaldo Ubilla Pasadas las 9.00 horas de ayer, en el Centro de Extensión de la Universidad Católica, se inició un cónclave donde participaron alrededor de 40 gremios empresariales y de emprendedores. Un gran cartel con colores azul y blanco hacía mención a esta inédita jornada de reflexión sobre la reforma laboral.

Una vez iniciada la actividad se mostró un video que ya está en las redes sociales (#chilemerecemas), donde se critica los principales puntos de la iniciativa y se explican los negativos efectos que tendría para el país.

En la pieza audiovisual, presidentes y representantes de gremios, uniformados con camisas blancas y con un mismo discurso, pero con distintas voces, señalan que la reforma laboral no está considerando a quienes dan trabajo en Chile, que está pensando más bien en el pasado que en el futuro y que una de sus medidas, que es el fin del reemplazo en huelga, terminará internalizando los servicios y haciendo desaparecer a las Pymes. Pero además, el video concluye con un llamado a los parlamentarios a poder generar un gran acuerdo en la materia. “Y una vez más invitamos a todos los parlamentarios a ser los artífices de un gran acuerdo nacional que resulte en una reforma laboral moderna, equilibrada e inclusiva para Chile”, sostiene en él Hermann von Mühlenbrock, presidente de la Sofofa.

Tras el encuentro, donde existieron 4 mesas de debate, los gremios presentes acordaron una participación conjunta en la oposición a la reforma laboral, suspendiendo así cualquier tipo de negociación individual con el Ejecutivo o el Parlamento. Para esto, se conformó una Comisión Negociadora, la cual estará integrada por Von Mühlenbrock; Juan Pablo Swett, presidente de ASECH y Multigremial de Emprendedores; y Ricardo Mewes, presidente de la CNC.

Asimismo, todos los temas específicos que se acuerden con las autoridades en eventuales negociaciones, deberán ser estudiados en una comisión de trabajo conformada por técnicos representantes de los gremios.

En cuanto a la firma de acuerdos, los gremios participantes acordaron que éstos requerirán el apoyo de la mayoría simple de los representantes gremiales presentes en las reuniones correspondientes.

De ahí se derivará un documento que será entregada a las autoridades.

Fin de reemplazo en huelga

Uno de los temas más cuestionados en esta reforma es el fin del reemplazo en huelga. El presidente de la Conapyme, Rafael Cumsille, quien abrió los fuegos en el panel que comentó la reforma y que fue moderado por el ex subsecretario de Trabajo y ministro de Desarrollo Social, Bruno Baranda, ejemplificó los efectos de esta medida con un caso real. Dijo que en Rengo un estableccimiento debió cerrar luego de que sus trabajadores se fueran a huelga, por no poder sostenerla en el tiempo. “Con esta medida las Pymes no van a cerrar, van a desaparecer”, indicó.

Al respecto, Juan Pablo Swett señaló que “nosotros hemos manifestado que el no poder reemplazar en huelga hará desaparecer a la micro y pequeña empresa, ya que producirá que las grandes compañías internalicen servicios que actualmente están en manos de las pymes, por lo que los pequeños tendrán menos posibilidades de hacer negocios con las grandes empresas”.

Al mismo tiempo, el representante de los emprendedores dijo que los servicios mínimos no están garantizando la continuidad productiva, lo que podría deteriorar el activo fijo de las compañías.

Titularidad sindical y extensión de beneficios

Durante el encuentro, Von Mühlenbrock insistió en que la titularidad sindical está obligando a los trabajadores a sindicalizarse, ya que serán los sindicatos quienes tengan el derecho de los beneficios ganados, criticando así que se desconozca que son las organizaciones sindicales las encargardas de atraer a más afiliados.

Mewes, por su parte, hizo hincapié en la extensión de beneficios, señalando que debiera ser universal. “Están coartando que a partir de su patrimonio hagan extensivos los beneficios que puedan haber negociado con el sindicato, al resto de los trabajadores no sindicalizados. Y por otra parte, en forma indirecta, quien no está dentro del sindicato queda excluido de sus beneficios y pasa a ser un trabajador de segunda clase”.

Piso mínimo

Este es otro punto de preocupación para el empresariado y que lo han hecho reiterativo en sus diversas intervenciones. Aquí el más crítico fue el presidente de la Sofofa.

Von Mühlenbrock sostuvo que hay un artículo “que se refiere a la ultra actividad de la negociación, que dice que el sindicato que no presenta un proyecto colectivo nuevo se termina, y todo lo anterior se va a los contratos individuales, salvo las cosas colectivas, y se reajustan las remuneraciones y se da el bono del último convenio, es decir, el piso es la negociación anterior, y si 4 meses después hay un nuevo pliego uno tiene que volver a negociar con el reajuste y bono ya ganado; es atentatorio a la empresa y a la propiedad privada”. De hecho, los empresarios contextualizaron este debate respecto a las diferencias que se pueden dar en un año de buen crecimiento económico o en un escenario de crisis, por lo que dijeron que esto no sólo podría perjudicar a la empresa, sino también a los trabajadores.

Derecho a la información

Hasta ahora el Gobierno a justificado las nuevas normas de información que deberá entregar la empresa a los sindicatos, indicando que ésta siempre ha sido pública. Sin embargo, para los empresarios esto más que señales de transparencia podría generar problemas. El presidente de la CNC advirtió que “esa información muchas veces puede no ser bien utilizada. Cuando vemos que el proyecto aborda que los sindicatos conozcan los proyectos de inversión de las empresas, al final podría ser perjudicial para los trabajadores, porque se necesita capital y financiamiento, y esa información no la deberían tener”.

Esto, porque hay fuentes de recursos que no deberían estar en manos de los trabajadores, puesto que no se deja a la independencia de las empresas el desarrollo de futuros proyectos.

Más de Pulso

image beaconimage beaconimage beacon