Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

“La depresión no justifica tal violencia”

dw.com dw.com 24-07-2016 Daniel Heinrich (CT/MN)
© 2016 DW.COM, Deutsche Welle

La policía alemana dijo que el asesino de Múnich tenía "rasgos depresivos". En entrevista con DW, el investigador en suicidio, Georg Fiedler, analiza la complejidad del caso y reconoce similitudes con casos anteriores.

DW: ¿Es posible que alguien con rasgos depresivos utilice un pistola en contra de otros?

Fiedler: En primer lugar, tiene que quedar claro que los rasgos depresivos sirven para describir cómo alguien actúa frente a otras personas. La Policía de Múnich ha sido muy cuidadosa también en la descripción del agresor. Y es que tener rasgos depresivos no significa que alguien sufre de una enfermedad psiquiátrica. En todo caso, las depresiones provocan agresiones contra uno mismo. Entonces, no se puede dar por hecho que una depresión es la causa para cometer un acto de este tipo.

¿Qué tan comunes son los rasgos depresivos y la depresión en Alemania?

Un tercio de la población de este país, quizá, tiene rasgos depresivos. Este término es muy amplio: puede significar que alguien es callado, que piensa mucho, que se hace reproches asimismo todo el tiempo o se hace responsable de todo. Por lo tanto, aquí hay una gran cantidad de factores que juegan un papel importante. Pero todas estas características no significan para nada que la persona esté enferma. En Alemania, el uso de la palabra “depresión” se ha sobredimensionado algunas veces. Una verdadera depresión es una enfermedad terrible. La depresión conlleva a que síntomas como el pensar mucho, despertarse abruptamente o tener insomnio durante un período largo nos acompañen de forma permanente.

El autor del tiroteo era un germano-iraní de 18 años de edad. ¿Qué podría haber llevado a una persona tan joven a cometer este horrible acto?

Al evaluar este caso hay que tener mucho cuidado. Una cosa queda clara: no existe solo una causa para haber hecho esto. Aparentemente, el agresor parece haber estado bajo tratamiento psiquiátrico. De modo que aquí una enfermedad mental puede haber jugado un papel importante, pero solo este aspecto no justifica el crimen perpetrado. Una vez más se vuelve a advertir, como ocurre después de casos parecidos, sobre los videojuegos violentos, que son tan populares entre los jóvenes. Pero el hecho de haber jugado videojuegos de tiroteos no puede, por sí solo, servir de justificación para un estallido de violencia tal. Quien lo defina así, está pecando de simplista. El trasfondo para este tipo de actos es normalmente más complejo.

Con relación a este tipo de ataques asoma, a veces, el término "suicidio extendido". ¿Qué significa esta palabra?

El término define a un autor solitario que toma a varias personas de su entorno para llevárselos consigo en su muerte. Podría ser una madre que mata a su hijo o un padre que mata a su familia. En ambos casos, los autores tienen la idea delirante de que sus víctimas no podrán sobrevivir sin ellos. De modo que se podría hablar de un motivo altruista en estos casos. Sin embargo, este no es el caso en el atentado de Múnich.

¿Le recuerda el atentado de Múnich a incidentes del pasado?

Un ejemplo parecido sería la precipitación inducida del avión de German Wings el año pasado. Sin embargo, también en este caso: la acción del piloto no se debió, sin duda, solamente a su depresión. En mi opinión, él tenía incluso también rasgos difíciles de personalidad. A esto se suma, por ejemplo, una "delirante" percepción de su entorno.

Si retrocedemos unos años más, el asesino de Winnenden también estuvo en tratamiento debido a una enfermedad depresiva. Pero también en este caso aplicó que: muchos diferentes factores, que no tenían nada que ver con la depresión, llevaron a cometer el crimen. Y es que en realidad, el diagnóstico psiquiátrico "depresión” excluye este tipo de actos.

¿Qué relación ve usted entre estos hechos?

Me llama la atención que el autor del ataque en Múnich tenía en la mira especialmente a personas jóvenes a las que luego disparó. Con esto, el grupo de víctimas recuerda mucho a la tragedia de Winnenden. También el ataque en Noruega se me viene a la mente. Hace cinco años, el atacante noruego Anders Breivik también tenía en la mira especialmente a jóvenes como sus víctimas.

Autor: Daniel Heinrich (CT/MN)

Más de Deutsche Welle

image beaconimage beaconimage beacon