Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Ataque a un campo de refugiados de la ONU en Sudán del Sur

dw.com dw.com 17-04-2014 Deutsche Welle
© 2014 DW.DE, Deutsche Welle

Dos cascos azules, así como decenas de desplazados, resultaron heridos. No se han contabilizado víctimas mortales. Ban Ki Moon considera el hecho un inaceptable acto de guerra.

Un grupo de civiles armados entraron hoy simulando ser manifestantes en un campo de refugiados de Naciones Unidas en Sudán del Sur y abrieron fuego contra ellos. A pesar de las docenas de heridos, entre ellos dos cascos azules de la ONU, no se ha confirmado ninguna muerte y las fuerzas internacionales han conseguido hacerles huir.

Ha sido en la ciudad de Bor, capital del Estado de Jonglei, en la que la base de Naciones Unidas daba cobijo, en el momento del ataque, a cinco mil desplazados por el conflicto armado que sufre Sudán del Sur. El secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, ha condenado el ataque, que ha tachado de “inaceptable” y de crimen de guerra, a través de un comunicado de su portavoz.

“El Secretario General pide al Gobierno de Sudán del Sur que tome de inmediato medidas para garantizar la seguridad de todas las zonas de protección de civiles de la UNMISS en ese país. También llama a las partes a evitar acciones o declaraciones que pueden agravar más la situación”, señaló el portavoz, Stéphane Dujarric.

Recrudecimiento de los combates

En los últimos días se reanudaron con crudeza los combates en Sudán del Sur, registrándose enfrentamientos cerca de campamentos de refugiados que forzaron nuevos desplazamientos, informó hoy la organización humanitaria World Vision. Especialmente afectado resultó la región en torno a la ciudad de Renk, en el estado de Nilo Superior rico en petróleo.

La segunda ciudad del país, Malakal, ha sido completamente arrasada y saqueada, señaló una trabajadora de la organización. "Malakal es una ciudad fantasma: la gente era asesinada en las camas del hospital y se ven esqueletos humanos por toda la ciudad", contó Katharina Witkowski. La organización advirtió además que el inicio de la estación húmeda en unas dos semanas podría causar inundaciones y el brote de enfermedades, ya que muchos campamentos de refugiados están abarrotados.

La ONU advirtió recientemente de que Sudán del Sur está al borde de la hambruna. En el país, que se independizó de Sudán en 2011, se enfrentan los soldados del gobierno del presidente Salva Kiir contra los rebeldes apoyados por su exvicepresidente Riek Machar. La violencia, desatada en diciembre a raíz de una lucha de poder entre ambos, tiene también un trasfondo étnico.

LGC (dpa, afp, onu)

Más de Deutsche Welle

image beaconimage beaconimage beacon