Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Atentado en Niza se toma la cumbre Asia-Europa en Mongolia

dw.com dw.com 15-07-2016
© 2016 DW.COM, Deutsche Welle

El foro, que comenzó en Ulan Bator, rindió un minuto de silencio a las víctimas. El objetivo del encuentro es dialogar sobre la situación económica mundial.

Con un minuto de silencio en honor a las víctimas del atentado en Niza comenzó este viernes (15.07.2016) la cumbre Asia-Europa (ASEM), que este año se realiza en Ulan Bator, Mongolia. El presidente anfitrión, Tsakhia Elbegdorj, dijo en la inauguración que había “noticias muy tristes desde Francia” y pidió a los 34 jefes de Estado y de Gobierno presentes, así como a los demás representantes de los 51 países de Europa y Asia, que rindieran dicho tributo a las víctimas.

Los participantes del encuentro de dos días, en el que se celebran los 20 años del foro de diálogo informal, tenían previsto hablar sobre la cooperación entre Asia y Europa y la difícil situación económica mundial. Sin embargo, la agenda posiblemente tomará un giro hacia la seguridad global, atendiendo no solo al hecho del atentado en Niza, sino también a la tensión generada entre China y otros países de la región por el conflicto territorial por dos islas en el mar de la China Meridional.

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, señaló la tragedia que supone el hecho de que el atentado se dirigiera contra gente que celebraba “la libertad, la igualdad y la fraternidad” que simbolizan el día nacional de Francia. El dirigente aseguró que se trata de “un día triste para Francia, Europa y para todos nosotros aquí, en Mongolia. Nos unimos a la gente y el Gobierno de Francia en su lucha contra la violencia y el terrorismo”.

Terrorismo en la agenda

Mongolia se encuentra blindada con un importante dispositivo de seguridad, lo que se puede apreciar en las calles semivacías que evidencian que no es una jornada normal para ese país de Asia, que afronta el reto de hospedar el mayor evento internacional de su historia en un contexto que cambió radicalmente los planes originales sobre los temas a debatir en la cumbre. Sin duda el terrorismo opacó a los otros temas que pudieran ponerse en tabla.

Prueba de ello son las declaraciones de las autoridades reunidas en la ciudad, que casi mayoritariamente se referían a lo sucedido en Francia. El primer ministro chino, Li Keqiang, subrayó su “oposición a todas las formas de terrorismo”. Didier Reynders, titular de Exteriores y viceprimer ministro belga, dijo que en la lucha antiterrorista “hay que compartir más información entre los servicios de inteligencia”, aunque reconoció que “desafortunadamente es imposible prevenir todos los ataques terroristas”.

DZC (EFE, dpa)


Más de Deutsche Welle

image beaconimage beaconimage beacon