Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Brasil: confesó que torturó a 500

Tiempo Argentino Tiempo Argentino 27-05-2014 Tiempo Argentino
Brasil: confesó que torturó a 500 © INFOnews Brasil: confesó que torturó a 500

Brasilia. Télam

 El coronel retirado de la policía militar de Río de Janeiro Riscala Corbaje admitió ayer que torturó a unos 500 presos políticos durante la dictadura que gobernó Brasil entre 1964 y 1985, y afirmó que no tiene "el más mínimo cargo de conciencia", informó ante la prensa local. Corbaje, quien entre 1970 y 1972 fue jefe del equipo de interrogadores del Destacamento de Operaciones de Informaciones del Ejército en Río de Janeiro, dijo que durante las sesiones de interrogatorio se movilizaban hasta 20 torturadores por preso. 

Eso garantizaba celeridad en la obtención de la información requerida, pues el objetivo era que el preso delatara a sus compañeros dentro de las primeras 48 horas, indicó Corbaje en declaraciones a fiscales publicadas ayer por el diario O Globo.  "Era una masacre", subrayó el oficial ante los integrantes del grupo de trabajo Justicia de Transición, creado en 2012 por el Ministerio Público Federal para investigar las denuncias de violación de Derechos Humanos durante la última dictadura.  Corbaje, quien usaba el alias Nagib durante los interrogatorios, afirmó que los presos, apenas capturados, eran llevados a la llamada "sala de punto", un lugar en el que "si el propio diablo entrara allí, saldría en pánico". Asimismo, explicó que el método más eficaz de tortura era el "pau de arara", una barra de hierro en el cual se ataba al detenido de modo tal que quedara colgando en posición fetal.  El coronel explicó que resolvió hablar para librarse del problema de tener que acudir a declarar con frecuencia. "Sólo quiero que ustedes, por el amor de Dios, me dejen en paz", señaló a los fiscales y agregó: "Soy enfermo cardíaco, lleno de problemas, tengo un nieto discapacitado, cada vez que vengo acá toda mi familia se queda nerviosa".  "No tengo nada que esconder, no tengo el más mínimo cargo de conciencia", concluyó. «

Más de Tiempo Argentino

image beaconimage beaconimage beacon