Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Brexit: "Ha triunfado la emoción"

dw.com dw.com 26-06-2016 Volker Wagener (JC/MN)
© 2016 DW.COM, Deutsche Welle

La relación entre trabajo e inmigración fue el tema clave del referéndum británico, explica el experto en migración Christian Dustmann, en entrevista con DW.

DW: Sr. Dustmann, ¿habría sido diferente el resultado del referéndum británico si Merkel no hubiese puesto en práctica su política de puertas abiertas con los refugiados en 2015?

Christian Dustmann: No creo. Está claro que la migración ha jugado un papel importante. Pero para los británicos lo que de verdad es importante es la movilidad intraeuropea. Es decir, la libre circulación de trabajadores dentro de la UE.

El movimiento de refugiados no juega ningún papel para Gran Bretaña. Cameron acordó dar asilo a 20.000 sirios en los próximos cinco años. Si lo comparamos a nivel europeo es una cifra extremadamente pequeña. Al ser una isla, para los refugiados es extremadamente difícil llegar a Gran Bretaña. Por esta razón no fue el tema central del referéndum.

Lo que sí fue importante son las pocas posibilidades de regular la migración mientras se lleve a cabo dentro de la UE. Ese fue el principal argumento de la campaña del brexit.

El gobierno de Cameron estableció un objetivo de inmigración neta de 100.000 personas al año –es decir, restando ya la emigración-. Actualmente la cifra ronda las 330.000 personas. Aunque el número triplica lo prometido, ¿es tan amenazadora la cifra si la comparamos con los datos económicos?

Los migrantes que vienen a Gran Bretaña están mucho mejor educados que los que llegan a Alemania. A pesar de que este hecho no desempeñó ningún papel en el debate, es necesario conocer la situación si queremos comprender el estado de ánimo.

La crisis económica ha afectado gravemente al Reino Unido. El déficit ha aumentado mucho. Actualmente sigue en torno al 4 por ciento. Si lo comparamos con el resto de países europeos, estamos en el borde superior. El gobierno conservador de Cameron practica, desde hace años, una política de austeridad extrema. Lo que se traduce en la reducción de muchos servicios públicos, en algunos casos de hasta el 30 por ciento.

Al mismo tiempo la población aumentó, por un lado, debido a la migración y, al contrario que en Alemania, por una alta tasa de natalidad. Esto ha llevado, por ejemplo, a que la atención sanitaria se haya visto empobrecida. Los tiempos de espera en los ambulatorios y hospitales aumentaron. Las ayudas se han visto reducidas drásticamente e incluso ha tenido efectos en el transporte público local y regional. A esto hay que añadir la caída en picado que han sufrido los salarios reales en los últimos años tras la gran recesión. Han sido y siguen siendo años muy difíciles para los ciudadanos. Sobre todo para aquellos que están en el extremo inferior de la escala de ingresos. Especialmente en el norte de Gran Bretaña.

Y de esta tendencia el gobierno de Cameron ha hecho parcialmente responsable a la UE. Un argumento que, al mismo tiempo, fue fuertemente apoyado por la prensa británica. Más del 70 por ciento de los medios se mostraron a favor del brexit. Si te enfrentas a esto diariamente durante cinco o seis años y, además, recuerdas que antes de la recesión la imagen de Europa tampoco era muy positiva en el Reino Unido, no es de extrañar que se haya construido una imagen antieuropea tan potente.

Esto es psicológicamente comprensible. Pero, ¿qué hay de los hechos económicos? ¿Beneficiaba o perjudicaba la inmigración al Reino Unido antes del año 2000?

La racionalidad económica no ha jugado ningún papel en este referéndum. Si hubiese jugado un papel, el Reino Unido seguiría en la UE. Ha sido una decisión muy emocional. Tiene que ver con que en los últimos 7 u 8 años gran parte de la población se haya sentido perjudicada. Y que, como siempre, se haya culpado de ello al establishment (sistema). Muchos han votado a favor de la salida como forma de protestar contra el gobierno.

Christian Dustmann es profesor de Economía y experto en migración en el University College de Londres.

Entrevista realizada por Volker Wagener.





Autor: Volker Wagener (JC/MN)

Más de Deutsche Welle

image beaconimage beaconimage beacon