Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Criptozoología – En busca de lo oculto y lo desconocido

dw.com dw.com 22-04-2014 Deutsche Welle
© 2014 DW.DE, Deutsche Welle

Loren Coleman es un pionero de la criptozoología. Ha publicado 30 libros y dirige un museo con miles de artefactos. En entrevista con DW, nos explica las bases de este tema tan ecléctico y controvertido.

Aunque para algunos resulta irrisoria, la ciencia de la criptozoología tiene una buena base de seguidores. Este área no se ve con buenos ojos por parte de la mayoría de la comunidad científica. No obstante, aunque ciertamente no se adhiere a los métodos y estándares científicos, el apasionado interés de la criptozoología por las nuevas posibilidades y formas de vida desconocidas ha logrado capturar la imaginación de muchas personas.

Global Ideas: Si nos encontráramos en un ascensor y me tuviera que explicar lo que es la criptozoología en el tiempo que nos lleva llegar hasta nuestro piso, ¿cómo lo haría?

Loren Coleman:La criptozoología es el estudio de “animales ocultos o desconocidos”. Se los suele conocer en los medios como monstruos: el Hombre de las Nieves, Nessie o Pie Grande. Pero se trata, en realidad, de nuevas especies animales.

¿Cuándo y por qué se decidió a dedicarse a la criptozoología?

En una ocasión vi la película japonesa “Half Human” (“Medio Humano”), que trataba sobre el Abominable Hombre de las Nieves, y les pregunté a mis profesores de qué iba todo este asunto del Yeti. Recibí tres respuestas: “no existen”, “vuelve a tus estudios”, y “no me molestes con estas tonterías”. Frustrado y sin poder saciar mi curiosidad, me dirigí a los bibliotecarios de referencia en la Biblioteca Pública Decatur (en Illinois) con la misma pregunta. Me dieron un par de libros, en los cuales apenas se tocaba la materia, que en aquel entonces se conocía como “zoología romántica”. El término “criptozoología” vino después.

Coleman: “El estudio de la criptozoología surgió en 1940 gracias al zoólogo norteamericano Ivan T. Anderson, y el zoólogo belga Bernard Heuvelmans se dedicó a ello a finales de los 50. Pero el término como tal no apareció documentado hasta 1961.”

¿Cuáles fueron sus primeros pasos en el campo de la criptozoología?

La zoología romántica o criptozoología y estos misteriosos animales captaron mi interés, y comencé a participar en investigaciones locales de “encuentros con panteras negras” y “avistamientos de primates pequeños” con oficiales y autoridades de Illinois. También empecé a comunicarme por correspondencia con científicos de todo el mundo, y elegí el lugar donde deseaba realizar mis estudios universitarios (en antropología y zoología) a causa de la historia del “pequeño mono rojo” y otros cuentos populares. En 1974 me trasladé al norte de California para explorar la información disponible sobre Pie Grande (Bigfoot).

Abrió su museo en 2003, cuando ya llevaba varios años dedicado a esta búsqueda. ¿Qué se puede ver en su museo? ¿Ha recopilado todas las exhibiciones usted mismo?

Los artefactos y los materiales en el museo, que llegan a 10.000, son el resultado de una investigación de 54 años. La colección comenzó cuando me empecé a interesar por la criptozoología, en 1960. He viajado a todos los estados de EE.UU. (excepto Alaska) en expediciones, dando conferencias o investigando casos, así como a Canadá, México, y dirigí también una expedición en 1999 al Lago Ness. Por el camino he recopilado objetos como arte local, pruebas físicas y representaciones de la cultura popular. Compañeros, testigos y socios de investigación también me han ido enviando objetos en estos años. Todos ellos están en la exposición del museo.

¿Quiénes visitan su museo, y de dónde vienen?

La mayoría de los visitantes son estadounidenses y canadienses, pero el 45% vienen de Europa; principalmente de Reino Unido, Alemania, España, Italia y Francia. También tenemos algunos visitantes de Asia y África.

“Críptido”: Un término de origen griego que significa "ocultar". Se refiere a una criatura o planta cuya existencia está sugerida (por ejemplo, en cuentos populares o leyendas), pero no hay pruebas científicas de ella.

¿Podría describir qué es lo que atrae a la gente de la criptozoología, y nombrar las especies criptozoológicas más populares?

A la gente le encanta la criptozoología porque combina el interés humano por los animales con el misterio. Pie Grande, Nessi, el Yeti, todos ellos nombres singulares con los que se refieren a múltiples animales, son lo que podríamos considerar los “críptidos famosos”.

¿Por qué hay tanto interés en estas criaturas “famosas”?

Los humanos se interesan por aquellos animales que más se parecen a nosotros, por eso los homínidos desconocidos y después los mamíferos y otros animales están en su marco de referencia: aquellos de tamaño humano, y mayores. En general, la criptozoología trata con animales desconocidos que tienen el tamaño de un gato doméstico, o mayores.

Entre las especies criptozoológicas, ¿qué se ve más: mamíferos, reptiles o peces? ¿Y qué hace a una criatura un críptido?

Cuanto más pequeños sean los animales, más especies desconocidas hay. Hay muchos más insectos sin descubrir que mamíferos. Los criptozoólogos a menudo no se ocupan de los insectos. Pero informes de nativos de avistamientos de insectos gigantes en Nueva Guinea, o arañas gigantes en el Congo, por ejemplo, sí serían de interés para nosotros. Las especies no conocidas se llaman críptidos, y se pueden encontrar en todo el mundo.

Aparte de los ejemplos más conocidos, ¿qué nos puede decir del okapi, o de tigres y leopardos cuya existencia empezó asumiéndose en criptozoología, y ahora sabemos que realmente existen?

La criptozoología es un método para descubrir nuevos animales que no funciona bien con mentes cerradas. Es un campo que ha abierto muchos horizontes en todo el mundo, desde el descubrimiento de un nuevo delfín de río y un nuevo tapir a principios de 2014 a una nueva especie de ave en Central Park, en Nueva York, o una nueva tortuga encontrada en el río Pearl, en el sur de Estados Unidos. A mí me llaman el “popularizador moderno de la criptozoología” porque mis libros tratan el tema y tratan muy en detalle criaturas como el calamar gigante, el okapi, el gorila de montaña, el celacanto y otros descubrimientos de especies críptidas.

¿Puede contarnos algo sobre la situación de la criptozoología? ¿Crece en seguimiento? ¿Cómo empezó?

En 1960 habían unas cinco personas en Estados Unidos que se comunicaban por correspondencia sobre criptozoología en general, y quizás unas 100 personas que hablaban entre ellas sobre Pie Grande. En 2014 hay miles, si no decenas de miles. Hay libros, páginas de internet, grupos de Facebook y programas de televisión, todo ello dedicado a la criptozoología. Un programa titulado “La recompensa de 10 millones de dólares por Pie Grande” consiguió una audiencia de 800.000 televidentes en su segunda semana. Además, las conferencias sobre Pie Grande atraen a muchísimos participantes. Por ejemplo, en Ohio hay una conferencia anual sobre Pie Grande en abril, a la que van más de 1.000 personas. Hay congresos en Inglaterra, Francia y Bélgica que atraen a mucha gente, también. Asimismo, ha surgido el “criptoturismo”, que consiste en seguir los pasos de Pie Grande con cámaras, visitar lagos donde supuestamente habitan monstruos, o visitas guiadas a mi museo. Se trata de un campo completamente nuevo que comenzó a florecer en 1999.

La criptozoología a menudo se describe como una pseudociencia. La mayoría de la gente y científicos niegan la existencia del Yeti, Pie Grande, Nessi o arañas gigantes. ¿Cuál es su respuesta?

La criptozoología es una ciencia que requiere mentes abiertas y se ve con escepticismo, pero es un subdepartamento de la zoología. Tras 54 años de dedicación, no me molesta que siga habiendo escépticos y desacreditadores que no deseen entender lo que realmente es la criptozoología.

Más de Deutsche Welle

image beaconimage beaconimage beacon