Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Detienen al "prófugo más buscado de Argentina"

dw.com dw.com 20-06-2016
© 2016 DW.COM, Deutsche Welle

Se trata de Ibar Pérez Corradi, acusado de triple asesinato y quien también es vinculado con organizaciones criminales de México en el tráfico de efedrina. La detención ocurrió en Asunción, Paraguay.

Ibar Pérez Corradi, el prófugo más buscado de la Argentina, acusado de ordenar un triple asesinato en 2008 y con presuntas vinculaciones con redes del narcotráfico mexicano, fue detenido hoy en la ciudad brasileña de Foz de Iguazú y trasladado a Asunción.

Se espera que en poco tiempo sea extraditado a Buenos Aires. Pérez Corradi utilizaba varias identidades falsas y se había borrado las huellas digitales para mantenerse fuera del alcance de la Justicia, tal como se encontraba desde hace más de cuatro años, confirmó la ministra de Seguridad argentina, Patricia Bullrich, en una conferencia de prensa.

El acusado se encontraba alojado en un departamento de Foz de Iguazú junto a su pareja, una mujer de nacionalidad paraguaya, y dos pequeños hijos.

Había sido localizado hace tres meses por agentes de Inteligencia argentinos. Primero conocieron la identidad de la mujer, que en forma cotidiana acudía a hospitales de la zona de la Triple Frontera para que los médicos atendieran al más pequeño de sus hijos, que tiene cuatro meses y padece, al parecer, problemas de salud.

Este lunes, Pérez Corradi será llevado a declarar a la sede de la Fiscalía Antisecuestro, en Asunción, adonde llegó hoy procedente de la zona de la Triple Frontera de Argentina, Brasil y Paraguay.

Extradición acelerada

En Paraguay está acusado de producción de documentos no auténticos y cohecho pasivo, delitos por los cuales se expone a cinco años de cárcel. Sin embargo, el ministro del Interior paraguayo, Francisco De Vargas, explicó que el delito por el que es imputado en su país es menor a los cometidos presuntamente en Argentina, por lo cual "es posible que se acelere la extradición".

Pérez Corradi "estaba acorralado y sin la protección" de otros tiempos, comentó Bullrich, que consideró que la detención resulta para el gobierno argentino "un paso hacia el fin de la impunidad".

Bullrich agradeció la colaboración del presidente paraguayo, Horacio Cartes, en la búsqueda del acusado, un tema que había dialogado con su par argentino, Mauricio Macri, cuando se reunieron en diciembre pasado en Asunción.

Ganancias con efedrina

En 2012 la Justicia argentina pidió la captura de Pérez Corradi por considerarlo el responsable de ordenar el asesinato, cuatro años antes, de tres hombres que, presuntamente se habían entrometido en una operación de venta de sustancias químicas para producir drogas.

El 7 de agosto de 2008, en la localidad argentina de General Rodríguez, fueron asesinados Sebastián Forza, Damián Ferrón y Leopoldo Bina, aparentemente a raíz de una disputa entre bandas mafiosas por el control del mercado argentino de la efedrina.

"Pérez Corradi tenía vinculación con los carteles de Juárez y Sinaloa", explicó el secretario de Seguridad argentino, Eugenio Burzaco.

Según diferentes investigaciones judiciales, Pérez Corradi adquiría efedrina en China a 50 dólares el kilogramo y luego la vendía a organizaciones criminales de México a 4.500 dólares.

Entre 2004 y 2007 la importación de sustancias químicas como la efedrina se multiplicó por once en la Argentina, una operatoria que la Justicia investiga.

Inclusive, al menos tres laboratorios dedicados a esta operatoria, según comprobó la Justicia, realizaron aportes a la campaña política que llevó a la presidencia en 2007 a Cristina Fernández de Kirchner.

Una de las empresas estaba a nombre de la esposa de Sebastián Forza, uno de los tres hombres cuyo asesinato se le imputa a Pérez Corradi.

Por aquellos crímenes fueron condenados Víctor Schillaci y los hermanos Martín y Cristian Lanatta, quienes a fines de 2015 protagonizaron una espectacular fuga de una cárcel de máxima seguridad que se extendió durante dos semanas.

El gobierno argentino tiene la esperanza de que una vez en Buenos Aires el acusado puedar dar nombres de otros miembros de la organización y, especialmente, algunos contactos con dirigentes políticos.

EL(dpa, efe)

Más de Deutsche Welle

image beaconimage beaconimage beacon