Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El arte como herramienta para comunicar y compartir

dw.com dw.com 24-07-2016 Jaime Campoamor y Andreu Jerez, desde México D.F.
Centro de prevención Prosigue de la colonia Carmen Serdán, en Ciudad de México. © 2016 DW.COM, Deutsche Welle Centro de prevención Prosigue de la colonia Carmen Serdán, en Ciudad de México.

La asociación Prosigue y la embajada alemana organizaron un taller de muralismo con niños de la calle y alumnos alemanes en un barrio marginal de la Ciudad de México. DW entrevistó al artista que dirigió el proyecto.

Cuando comenzó el taller de murales que juntó a niños y jóvenes de la Asociación Civil “Prosigue, Programa de Niños de la Calle A.C.” y del Colegio Alemán Alexander von Humboldt en la colonia Carmen Serdán de la Ciudad de México, el artista y muralista mexicano Libre Gutiérrez y su compañero Diego Decont tomaron fotos de las manos de algunos de ellos y entre todos discutieron qué querían transmitir con este mural. “El arte tiene la magia de poder despertar el interés de alguien que nunca antes se había interesado por la pintura”, dijo Gutiérrez en entrevista con Deutsche Welle al término del proyecto.

DW: ¿Cómo surge y de quién fue la idea?

Libre Gutiérrez: La embajada de Alemania en México se puso en contacto con Prosigue –Programa Niños de la Calle A.C.- y les dijeron que les gustaría hacer un taller. Entonces me contactaron a mí y empezamos a pensar qué podíamos hacer, cómo lo podíamos planear y cuántos niños, y de qué edades podían participar.

¿Ya habían trabajado con la embajada alemana?

Conocí al embajador en un proyecto de la UNESCO y él me presentó a Vanessa Sánchez Fernández, que es la encargada de Cultura en la embajada. Desde entonces tenemos una buena relación de trabajo. De hecho, el proyecto lo ha financiado la embajada de Alemania.

Ustedes acercan el arte a los más jóvenes. ¿De qué manera puede ayudar el muralismo a estos niños de la calle, que proceden de familias desestructuradas y colonias conflictivas de la Ciudad de México?

Sólo el puro hecho de traer una actividad artística a una colonia de este tipo siempre es algo que nos beneficia. México tiene mucha trayectoria en el muralismo. Los niños tienen que poder acercarse a ello, saber que no es algo imposible. Es una alternativa, tratamos de ofrecerles otro estilo de vida. Hay artistas que viven de esto. Colaboraciones como esta con el Colegio Alemán de la Ciudad de México es algo increíble. Tienen que saber que hay otras realidades fuera de esta colonia.

¿Cómo fue el primer contacto entre los niños?

Fue genial. Trabajaron, comieron y jugaron juntos durante el tiempo que ha durado el proyecto. Somos nosotros, los adultos los que ponemos barreras sociales. Que hayan sido capaces de colaborar de esta forma y crear algo como esto nos quita muchos estigmas que surgen de los problemas socioeconómicos.

¿Qué poder tiene el arte como herramienta social?

Es una herramienta súper importante para comunicar y compartir. Es una forma muy bonita de educar a la comunidad. El arte tiene la magia de poder despertar el interés de alguien que, como estos chicos, nunca antes se habían interesado por la pintura. Llevo años impartiendo este tipo de talleres y puedo decir que es algo que funciona. La pintura es una herramienta muy importante para canalizar energía.

¿Qué representa el muralismo para la cultura mexicana?

Es una forma de educar a la gente, de explicar la historia y lo que pasa sociopolíticamente. Los grandes como José Clemente Orozco o Diego Rivera lo utilizaban para informar al pueblo. El muralismo tiene su origen en la época prehispánica. Nosotros tan sólo continuamos lo que otros empezaron.

El muralismo ha sido tradicionalmente una forma de hacer crónica social. Ahora, además, se utiliza el grafiti como símbolo de la cultura urbana.

Es una forma de matar dos pájaros de un tiro. Aprovecho que el grafiti es muy popular. Cuando tenía once años vi a un tipo pintando en la calle y me dije: “No sé lo que está haciendo, pero lo quiero hacer”. La misma semilla que él plantó en mi es la que estoy intentando pasarle a los chicos. Ven un aerosol y se quedan fascinados. Es su herramienta preferida. Tratamos de explicarles que en vez de hacer firmas y rayones, con los aerosoles se pueden hacer muchísimas cosas.

Estos niños vienen de dos estratos sociales totalmente opuestos. ¿Es la desigualdad el principal problema de México?

Tenemos pocos millonarios, y millones de pobres. Con iniciativas como ésta podemos luchar contra la desigualdad. La implicación de la embajada puede servir de ejemplo a muchas otras instituciones. Necesitamos más proyectos sociales e incluyentes. Si todos los artistas de México donasen un día al año a su comunidad, México sería diferente. Tendríamos un país más culto y consciente de su propia historia.

¿Qué opinas del año dual México-Alemania?

Increíble. Alemania me encanta. Estuve allá hace poco y volví muy motivado. Colaboro con una galería de Fráncfort y es sin duda el mejor equipo con el que he trabajado. Creo que la alemana y la mexicana son dos culturas y sociedades que se pueden aportar mucho mutuamente. Las colaboraciones, del tipo que sean, son una forma genial de compartir.

Libre Gutiérrez es un pintor, muralista y arquitecto de Tijuana, México. Estudió en el Instituto Tecnológico de Tijuana y, según él, su obra se caracteriza por la creación de personajes atípicos en abstracciones compuestas por cortes de una narrativa, contraste entre orden y caos, figura y abstracción.

La entrevista fue realizada por Jaime Campoamor y Andreu Jerez en Ciudad de México.



Autor: Jaime Campoamor y Andreu Jerez, desde México D.F.

Más de Deutsche Welle

image beaconimage beaconimage beacon