Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El Solar Impulse 2 se acerca a la meta

dw.com dw.com 11-07-2016 Fabian Schmidt (NM/ER)
Tras despegar, el Solar Impulse 2 sobrevuela una planta de nergía solar. © 2016 DW.COM, Deutsche Welle Tras despegar, el Solar Impulse 2 sobrevuela una planta de nergía solar.

Este lunes el avión Solar Impulse 2 salió de Sevilla, con destino a El Cairo. Luego volará a Dubai, con el fin de cumplir con su meta: dar la vuelta al mundo alimentado exclusivamente con energía solar.

Para el piloto André Borschberg será la etapa final. En un comunicado de prensa y en su Webblog (http://blog.solarimpulse.com/) informó que este lunes por la mañana, poco después de las 6:20 horas, había salido de Sevilla.

Se prevé que llegue a la capital egipcia cincuenta horas y treinta minutos después, lo que sería el miércoles a las 9:40 horas, hora local.

Su compañero, Bertrand Piccard, nieto del famoso aventurero Auguste Piccard, manejará el último vuelo, que debrá llevar al Solar Impulse 2 de vuelta a Dubái en los Emiratos Árabes Unidos. Ahí es donde emprendó su viaje el 9 de marzo de 2015. Durante las anteriores dieciséis etapas, los pilotos se turnaron una y otra vez.

Un pájaro enorme con una cabina pequeña

Aunque las alas del Solar Impulse 2 poseen la envergadura de las de un jumbo-jet, sólo es un monoplaza. El avión alcanza – según el estado meteorológico – una velocidad de entre 40 y 100 kilómetros por hora. Con su recorrido, los dos pioneros aeronáuticos ya rompieron numerosos récords. En la categoría de aviones impulsados completamente por energía solar, Solar Impulse 2, en su vuelo de Japón a Hawaii, marcó un récord de trayecto de 7212 kilómetros.

Ininterrumpidamente en el aire durante casi cinco días

Con respecto al tiempo que se mantuvo en el aire sin parar, Solar Impulse 2 tiene el récord absoluto entre todos los aviónes. Durante su travesía del Pacífico permaneció en el aire por un total de cuatro días, veintiún horas y 52 minutos.

Aunque, después de esto, el avión solar tuvo que tomar un descanso involuntario. En su camino a Hawaii las baterías del avión se recalentaron y, por lo tanto, tuvieron que ser reemplazadas. Fue necesario desarollar y construir una batería mejor, debido a lo cual el Solar Impulse 2 no pudo volar de julio 2015 a abril 2016.

Autor: Fabian Schmidt (NM/ER)

Más de Deutsche Welle

image beaconimage beaconimage beacon