Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Erdogan pierde ante la Justicia alemana

dw.com dw.com 21-06-2016
Tayyip Erdogan, presidente de Turquía. © 2016 DW.COM, Deutsche Welle Tayyip Erdogan, presidente de Turquía.

La Justicia alemana rechazó en segunda instancia la demanda introducida por Recep Tayyip Erdogan contra el jefe de la editorial germana Axel Springer por haber apoyado al humorista que se mofó del mandatario turco.

Este martes (21.6.2016), la Justicia alemana rechazó en segunda instancia la demanda entablada por Recep Tayyip Erdogan, presidente de Turquía, contra Mathias Döpfner, jefe de la editorial germana Axel Springer, por haber apoyado al humorista que se mofó del “hombre fuerte” de Ankara. La Audiencia Territorial de Colonia (OLG) ratificó la decisión del tribunal de primera instancia de desestimar un recurso de urgencia introducido contra el directivo del gigante mediático al que pertenece el diario más vendido de Alemania, “Bild”.

Según la corte de Colonia, las declaraciones de Döpfner en respaldo del comediante Jan Böhmermann están protegidas por el principio de la libertad de expresión. En una emisión de su programa de televisión “Neo Magazin Royale”, transmitido a finales de marzo por la cadena pública ZDF Neo, Böhmermann leyó un poema sobre el líder turco, alegando querer “explicarle” la diferencia entre sátira y difamación. Mientras lo recitaba, con talante provocador, el humorista insistía en que ese tipo de textos estaban prohibidos en Alemania.

El poema, que profiere insultos personales contra Erdogan y alude a estereotipos sobre turcos, no sólo fue criticado en Turquía, sino también en Alemania. El comediante es investigado en virtud de un apartado del código penal germano que prohíbe insultar a un mandatario extranjero. La decisión de la canciller Angela Merkel de dar curso a la solicitud de Erdogan de investigar al comediante causó revuelo en el país. Defensores de derechos humanos y diversos medios acusaron a Merkel de capitular ante su homólogo turco.

Específicamente, se argumentó que Merkel sacrificaba la libertad de expresión en Alemania para no torpedear el acuerdo migratorio que Berlín había negociado con Ankara. Por su parte, Döpfner tomó partido a favor de Böhmermann en una carta abierta donde decía: “Me reí muy fuerte. Por las dudas, señor Böhmermann, me quiero unir a todas sus formulaciones y ofensas y asumirlas en toda forma jurídica”.

ERC ( dpa / EFE )

Más de Deutsche Welle

image beaconimage beaconimage beacon