Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Filipinas iniciará diálogo de paz con rebeldes en julio

dw.com dw.com 16-06-2016
Rodrigo Duterte, presidente de Filipinas. © 2016 DW.COM, Deutsche Welle Rodrigo Duterte, presidente de Filipinas.

El Gobierno de Filipinas y el Frente Democrático Nacional de Filipinas (NDFP) reanudarán las conversaciones de paz formales el próximo mes en Noruega.

El acuerdo para reavivar el proceso de paz se produce este jueves (16.6.2016), después de dos días de reuniones preliminares en Oslo el pasado martes y miércoles, durante las que se establecieron los asuntos a tratar en las próximas conversaciones.

Según un documento firmado entre los representantes del próximo Gobierno filipino y del NDFP, entre los temas que se debatirán en el diálogo de paz, que comenzará la tercera semana de julio, se incluye una amnistía para la liberación de los presos políticos comunistas, informó la televisión GMA.

Asimismo, se tratará la proclamación de un alto el fuego, la confirmación de acuerdos previos y formas para acelerar el proceso de negociación.

Como representante del Gobierno filipino acudieron a Oslo para las conversaciones preliminares el consejero presidencial del proceso de paz, Jesús Dureza, y el ministro de Empleo del próximo Gobierno, Silvestre Bello.

El NDFP envió, por su parte, a un equipo de cinco personas, entre ellos Jose Maria Sison, fundador del Partido Comunista de Filipinas.

Sison acudió a Noruega desde Holanda, donde reside tras huir de Filipinas en 1987 poco antes de la caída del régimen de Ferdinand Marcos tras fracasar el primer intento de conversaciones de paz.

Después de casi tres décadas en el exilio, Sison se ha planteado volver a Filipinas tras ser invitado por el presidente electo del país, Rodrigo Duterte, aunque aún quedan por establecer las condiciones de su regreso.

Duterte, "dispuesto a liberar a insurgentes"

Las últimas negociaciones con los comunistas de Filipinas llegaron a su fin en abril de 2013, después de que el Gobierno se negara a liberar a algunos presos políticos que habían sido nombrados para participar en las conversaciones de paz.

Sin embargo, Duterte ha anunciado que está "dispuesto a ordenar la liberación de algunos insurgentes" incluso antes de que se firme un acuerdo de paz como acto de "buena fe".

El Partido Comunista de Filipinas fue creado en 1968 como una organización política clandestina con el objetivo principal de derrocar al Gobierno.

El Nuevo Ejército del Pueblo es su brazo armado, cuenta con unos 6.000 combatientes regulares y lleva cerca de 45 años alzado en armas en un conflicto que ha causado cerca de 30.000 muertos.

CP (efe, rtr)

Más de Deutsche Welle

image beaconimage beaconimage beacon