Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

G77: el sur también existe

BBC News BBC News 12-06-2014 BBC Mundo

Se llama el Grupo de los 77 pero en realidad tiene 133 miembros. El G77 -como comúnmente se lo conoce- es la mayor organización intergubernamental de países en desarrollo de las Naciones Unidas y agrupa a casi todos los países del hemisferio sur (ver mapa arriba).

Este domingo, el G77 cumple 50 años, fecha que se conmemora en una cumbre que se realiza durante el fin de semana en Santa Cruz de la Sierra, en el este de Bolivia, con la presencia de decenas de mandatarios y del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon.

Pero a pesar de lo histórico y numeroso del grupo, lo cierto es que en el último medio siglo la influencia de este conglomerado de países del sur ha sido vastamente menor al de su contraparte del hemisferio norte, el Grupo de los 7 o G7.

¿A qué se debe esto? A que a pesar de ser menos de una decena, los miembros del G7 son algunas de las naciones más poderosas del planeta.

En conjunto, Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y Reino Unido, sumados a su exsocio Rusia -que fue expulsado del grupo (entonces G8) en marzo pasado por la crisis en Ucrania- representan cerca del 40% del producto interno bruto (PIB) del mundo, según el Fondo Monetario Internacional (FMI).

A esto hay que sumarle el peso de la Unión Europea, que sin ser socia plena tiene representación política en el grupo.

Pero la influencia del G7 va incluso más allá de su poderío económico: los grandes asuntos políticos y militares del mundo suelen dirimirse en las reuniones entre estos siete países, como ocurrió durante la reciente cumbre en Bélgica.

En cambio, los encuentros del G77 son menos decisivos para el devenir del mundo y se enfocan en fortalecer los vínculos y la cooperación Sur-Sur.

Intereses colectivos

El G77 es una de las agrupaciones más antiguas en la escena internacional. Nació en 1964, al final de la primera Conferencia de las Naciones Unidas para el Comercio y el Desarrollo (Unctad, por sus siglas en inglés).

Las 77 naciones en vías de desarrollo que firmaron la primera declaración del grupo establecieron como objetivos articular y promover los intereses económicos colectivos y fortalecer la capacidad de negociación conjunta dentro del marco de la ONU.

Entre los avances, se señala el trabajo sobre el acuerdo para un sistema de preferencias arancelarias entre países en vías de desarrollo, focalizado sobre todo en productos agrícolas.

Sin embargo el experto en países emergentes Mariano Turzi, profesor de la Universidad Torcuato Di Tella de Argentina, dijo a BBC Mundo que muchos de los acuerdos comerciales firmados dentro del bloque fueron más bien gestos simbólicos, ya que en pocos casos se llevaron a la práctica.

Para Turzi, el mayor logro del G77 en su medio siglo de existencia fue mantenerse unido.

“El grupo incluye a países completamente diferentes entre sí, conviven algunas de las economías más grandes del mundo, como China y Brasil, con varias de las más pequeñas, y los intereses de cada uno son absolutamente distintos”, resaltó el académico.

En contraposición, los integrantes del G7 tienen características y objetivos similares, observó.

Numeroso

Uno de los temas que dificultan la tarea del G77 es su tamaño: aunque originalmente el grupo fue formado por 77 naciones, a lo largo de los años se fueron incorporando más países, resultando en su composición actual de 133 miembros.

Para coordinar posiciones dentro del bloque en 1971 se formó uno más pequeño: el Grupo de los 24 o G24, que articula temas referidos al desarrollo financiero y representa los intereses de los países en vías de desarrollo en negociaciones internacionales.

Aunque el G24 solo tiene 24 miembros, cualquier país del G77 puede sumarse a las discusiones del foro. México es el único integrante del G24 que no es parte del G77, ya que dejó el grupo tras sumarse a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), en 1994.

Por su parte, los ministros del G77 se reúnen una vez al año en la sede de la ONU, en Nueva York (EE.UU.), y las decisiones que se adoptan son transmitidas a los países miembros.

Algunos analistas, como el boliviano Hugo Siles Núñez del Prado, creen que la influencia del G77 seguirá creciendo a medida que aumente su peso económico.

En un artículo publicado por el diario Página Siete, Núñez del Prado afirmó que “la participación en el PIB (Producto Interno Bruto) mundial del bloque superará el 60% de la economía mundial en los próximos 15 años”.

Otros, como Turzi, coinciden en que el peso económico del G77 aumentará: “Los 20 países que más crecen en el mundo están en el hemisferio sur”, aclaró el experto.

Sin embargo, el analista advirtió que la importancia económica no necesariamente “se traduce en influencia”.

“Alemania es la primera economía de Europa y sin embargo no tiene poder de veto en el Consejo de Seguridad de la ONU, mientas que economías más pequeñas como Francia y el Reino Unido sí lo tienen”, ejemplificó.

Por eso, para Turzi, la trascendencia que tenga el G77 en el futuro no dependerá tanto del tamaño de su PIB conjunto como de la capacidad diplomática que logre desplegar.

Más de BBC News

image beaconimage beaconimage beacon