Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Gobierno de Kenia niega que ataques sean de Al Shabab

dw.com dw.com 17-06-2014 Deutsche Welle
© 2014 DW.DE, Deutsche Welle

El presidente Uhuru Kenyatta dijo que los recientes atentados que dejaron más de 65 muertos respondían a motivos étnicos.

Pese a que Al Shabab se atribuyó la autoría de los ataques que la noche del domingo 15 de junio y este martes (17.06.2014) dejaron más de 65 muertos en Kenia, el presidente Uhuru Kenyatta descartó, mediante un mensaje televisado, que se tratara de atentados terroristas, sino más bien serían obra de grupos políticos locales que buscarían desestabilizar el país y tendrían trasfondos étnicos más que religiosos.

“Este ataque fue motivado políticamente y no forma parte de la guerra de Al Shabab”, dijo Kenyatta. “Las pruebas indican que redes políticas locales estuvieron implicadas en la planificación y ejecución de este odioso crimen”, aseguró, mencionando que casi todas las víctimas eran de la etnia kikuyu. Sin embargo, el jefe de Estado no acusó a ningún partido en concreto, aunque deslizó relaciones con el anuncio de la oposición de organizar manifestaciones.

Según el presidente keniano, que transmitió sus condolencias a los familiares de las víctimas, el doble ataque estuvo “bien planeado, orquestado y políticamente causó violencia étnica”. Kenyatta indicó también que suspenderá a varios miembros de las fuerzas de seguridad que actuaron de forma negligente al ignorar información de inteligencia que advirtió de los ataques. Kenia ha sufrido una baja en la presencia de turistas debido al incremento de la violencia.

Al Shabab amenaza

El primer atentado ocurrió en Mpeketoni, donde una cincuentena de personas perdió la vida cuando un grupo armado llegó a la localidad y prendió fuego a las casas, tras tirotear a varios ciudadanos. Posteriormente, el pueblo de Poromoko fue afectado por otro ataque, que dejó una quincena de víctimas fatales. Los hombres armados fueron casa por casa exigiendo a sus habitantes que recitaran el credo islámico. La ciudadanía está molesta porque el gobierno había prometido mejorar la seguridad, algo que no ha ocurrido.

En un mensaje emitido en Radio Al Andalus, emisora propagandística de los radicales, Al Shabab confirmó que “muyahidines cometieron el segundo ataque” y aseguró que las víctimas eran 20, incluidos “policías kenianos”. Advirtió que en Kenia nadie dormiría en paz “mientras sus tropas sigan en Somalia”. Al Shabab es un grupo insurgente vinculado a la red terrorista Al Qaeda y controla amplias zonas de Somalia, donde Kenia ayuda al gobierno local a imponer su autoridad.

La oposición liderada por el ex primer ministro Raila Odinga quiere organizar manifestaciones para, entre otras cosas, instar al gobierno a mejorar la seguridad nacional y retirar sus tropas de Somalia. Odinga, además, negó rotundamente estar relacionado con los ataques, como insinuó el presidente Kenyatta. “No tengo nada que ver con Al Shabab, que ha dicho que está detrás del ataque terrorista”, aseguró.

DZC (Reuters, EFE, dpa)

Más de Deutsche Welle

image beaconimage beaconimage beacon