Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Gran Bretaña, ¿futuro paraíso tributario?

dw.com dw.com 04-07-2016 Rolf Wenkel (ERS/ELM)
George Osborne. © 2016 DW.COM, Deutsche Welle George Osborne.

Tras el triunfo del brexit, numerosas empresas evalúan la posibilidad de abandonar Gran Bretaña. El ministro de Hacienda británico se propone evitarlo, reduciendo los impuestos sobre las sociedades.

Con un perceptible alivio tributario, el ministro de Hacienda británico, George Osborne, se propone inducir a las empresas a permanecer en el país tras el triunfo de los partidarios del brexit. El impuesto a las sociedades habría de reducirse del actual 20 por ciento a menos de un 15 por ciento, según informó el Financial Times. Esta sería una tasa bastante inferior a la de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), que en promedio asciende a un 25 por ciento.

Semejante rebaja impositiva británica probablemente disgustaría a los otros países europeos, porque podría desatar una carrera por quién ofrece a las empresas impuestos más convenientes y conducir así a una reducción de los ingresos tributarios.

Más competitividad

Con estos planes, Osborne reacciona evidentemente a los temores de que la inseguridad generada por el triunfo del brexit pueda impulsar a algunas empresas a abandonar Gran Bretaña. Varias de las grandes empresas británicas han emitido ya advertencias sobre posibles efectos del brexit en sus resultados.

El ministro Osborne señaló al Financial Times que la economía británica debe prepararse para la retirada de la UE mejorando su competitividad. “Debemos poner la mirada en el horizonte y en el camino que tenemos por delante, y hacer lo mejor con los naipes que nos han tocado”, afirmó.

Antes del referéndum, Osborne no había dicho una palabra sobre reducciones tributarias. Por el contrario: originalmente había anunciado que, en el caso de triunfar la opción del “leave”, sería necesario recabar cerca de 30.000 millones de libras mediante aumentos de impuestos y medidas de ahorro.

El ejemplo de Irlanda

El caso de Irlanda ha servido a todas luces de ejemplo al ministro de Hacienda británico. Desde hace años, los irlandeses desarrollan una agresiva política de rebajas tributarias, para disgusto de otros países industrializados. En los años previos al estallido de la crisis financiera internacional, los grandes bancos se mudaron en masa a Dublín. Ahora son las empresas de internet las que se apiñan en la capital irlandesa.

Entretanto se levantan allí cuatro edificios de Google y en su vecindad se han instalado múltiples consorcios del sector de IT. Las torres de cristal construidas en la zona de los antiguos muelles del puerto albergan, por ejemplo, oficinas de Facebook, Amazon, Paypal, Twitter, Dropbox y otras. El motivo es claro: en Irlanda, las empresas pagan menos impuestos que en otras partes. El impuesto a las sociedades es de solo 12,5 por ciento, una de las tasas más bajas del mundo industrializado.

Autor: Rolf Wenkel (ERS/ELM)

Más de Deutsche Welle

image beaconimage beaconimage beacon