Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La lenta política migratoria de la UE

dw.com dw.com 15-06-2016 Bernd Riegert desde Bruselas
© 2016 DW.COM, Deutsche Welle

El acuerdo entre la UE y Turquía parece funcionar: cada vez llegan menos migrantes a Grecia. Pero ¿por cuánto tiempo más? La UE insiste en el requisito de visado para los turcos y Ankara protesta. Bernd Riegert informa.

Todos los meses, el comisario de Migración de la Unión Europea debe informar en Bruselas de la implementación del acuerdo con Turquía sobre refugiados. Y todos los meses, Dimitris Avramopoulos tiene el mismo mensaje que dar: cada vez llegan menos refugiados a Grecia y su distribución entre los distintos Estados miembro sigue sin funcionar. Aunque Avramopoulos menciona algunos avances nebulosos, siempre añade un “pero” de advertencia.

Primer “pero”: Turquía no cumple las condiciones

En su informe más reciente, Avramopoulos alabó los “espectaculares” avances de Turquía, porque “ha conseguido cumplir 65 de los 72 criterios de la Unión Europea para retirar la obligación de visado a los ciudadanos turcos.” Pero aún quedan siete requisitos que no ha cumplido. Ya no se habla del 1 de julio para retirar la exención de la visa, sobre todo porque el Gobierno turco ha rechazado suavizar la ley antiterrorista. El Comisario europeo no ha querido dar ninguna fecha concreta para la exención del visado, algo que forma parte del acuerdo sobre refugiados alcanzado el pasado mes de marzo entre Turquía y la Unión Europea.

Ahora la cuestión es saber si Turquía, por su parte, se atendrá a su parte del acuerdo y seguirá velando por que sigan llegando pocos refugiados hasta Grecia. El ministro de Interior de la UE dio a entender que se tiene en mente el mes de octubre para una liberalización del visado.

Segundo “pero”: no hay reasentamientos desde zonas de guerra

Según Avramopoulos, el número de migrantes que llega a Grecia ha descendido dramáticamente, pero esa situación solo continuará así “si la UE abre caminos legales para los solicitantes de asilo.” Si eso no ocurre, tanto los traficantes de personas como los migrantes buscarán nuevos caminos para llegar a Europa. “Debemos ofrecer algo mejor”, dice el comisario. Por eso, continúa Avramopoulos, “se ofertará de manera urgente un reasentamiento de refugiados y solicitantes de asilo directamente desde Turquía, Jordania y Líbano”. De esta manera, la UE desea acoger a 22.000 personas, aunque, hasta el momento, solo se han reubicado así a 7.200.

Tercer “pero”: el proceso en Grecia es muy lento

El Comisario dirige alabanzas ambivalentes hacia Grecia: “Aunque los procesos de asilo son más rápidos, no es suficiente”, dijo Avramopoulos. Tanto en las islas como en la península griega esperan miles de personas para presentar su demanda de asilo o para que se les dé una resolución en firme. En estos momentos, el problema está en las instancias de apelación. El Parlamento griego ha dictado por eso nuevas leyes: habrá comités de apelación de nueva creación para descargar a los sobrepasados tribunales griegos. La UE había prometido mucho personal para los procesos de asilo en Grecia, pero, según la propia Comisión Europea, hasta ahora solo ha ido una pequeña parte.

Cuarto “pero”: países de la UE que no son solidarios

Mientras tanto, según cálculos de Avramopoulos, hay varados en la península griega más de 50.000 migrantes y refugiados. “Aunque Grecia trata de atenderlos y alojarlos, es imposible. Y además es injusto dejar a los griegos solos con el problema”, señala. Pero la redistribución de estas personas no acaba de funcionar. “Todos los Estados miembro deben colaborar. Si los reasentamientos no funcionan, podemos olvidarnos de una reforma del acuerdo de Dublín y del derecho de asilo en Europa”, se lamenta Avramopoulos.

Quinto “pero”: Italia se llena

Actualmente, Italia acoge tantos migrantes y refugiados salvados en el Mediterráneo como el pasado año. Solo durante el mes de mayo, llegaron 14.000. De momento, Italia puede permitírselo, pero, en algún momento, sus campos de acogida se llenarán. La Comisión Europea cree que habría que descargar a Italia mediante su reasentamiento, pero los otros países parecen poco dispuestos a ello. Austria amenaza con cerrar su frontera con Italia por el paso del Brennero en caso de que por ahí aumente la llegada de migrantes. La UE quiere alcanzar acuerdos con los países africanos para que estos acojan de vuelta a sus ciudadanos emigrados. “Pero pueden pasar meses, incluso años, hasta que estos acuerdos se pongan en marcha”, dice Avramopoulos. “Nos aguarda un difícil verano por delante”, asegura.


Autor: Bernd Riegert desde Bruselas

Más de Deutsche Welle

image beaconimage beaconimage beacon