Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Los resabios del machismo en Chile

La Tercera La Tercera 28-10-2016
Los resabios del machismo en Chile Los resabios del machismo en Chile

Un techo de cristal y un suelo pegajoso. Esos son los conceptos que usa Macarena Rebolledo, vicepresidenta de la Asociación Nacional de Magistradas de Chile, para describir el actual escenario de igualdad de género. Para ella, si bien hay un avance en cuanto al acceso, participación y representatividad de la mujer, todavía hay remanentes de desigualdades en muchas áreas del país.

En el Poder Judicial, por ejemplo, la dotación de funcionarios está compuesta en su mayoría por mujeres, sin embargo, al traducir esto a altos cargos, la presencia femenina es menor. Nunca ha habido una presidenta de la Corte Suprema, y el 26,3% de quienes componen el pleno son magistradas. Si se toma la dotación de jueces en todo el país, el 59,7% son mujeres y el resto son hombres, pero para Rebolledo eso se produce porque la mayoría “están concentradas en cargos de juezas de familia o como consejeras técnicas en los tribunales de familia. Eso es reproducir las habilidades que se suponen tendrían ‘naturalmente’ las mujeres, que son los asuntos de familia”.

Rebolledo añade que esto demuestra la lentitud con la que se avanza, ya que “la Corte Suprema funcionó 178 años solo con hombres. La primera mujer llegó en el año 2001 y ahora hay cinco. O sea, en 15 años se avanzó en cuatro mujeres. Hay un techo de cristal porque no se ve. Formalmente, no hay nada que te impida ascender. Postulen no hay problema, pero existe ese techo. También se usa la expresión suelo pegajoso, porque no necesariamente es algo que te impide desde arriba, sino desde abajo. Para que una mujer pueda tratar de ascender o participar en cargos públicos, tiene que tener resueltos sus temas personales”, señala.

Paula Poblete, directora de estudios Comunidad Mujer, apunta también a rezagos machistas en las mismas leyes, y pone de ejemplo el Código Laboral, que otorga el derecho del cuidado de los hijos a la mujer, lo que “refuerza la idea de que la mujer es la que debe preocuparse de la familia. La institucionalidad pública le da una responsabilidad adicional y obviamente, cuando llega la hora de elegir a quien ascender, las posibilidades de una mujer son menos, porque quienes eligen asumen que la mujer tiene de prioridad a su familia, y eso las distrae en su productividad, en su eficiencia, en su capacidad de aceptar desafíos”.

Otros escenarios donde la presencia femenina ha estado postergada son organizaciones como la Gran Logia Masónica o el Club de La Unión, que nacieron como espacios de discusión crítica y política donde, hasta hace algunos años, la mujer no tenia cabida, incluso en sus dependencias. Hoy el Club de La Unión tiene como parte de su directorio a una mujer, que ostenta el cargo de gerenta general, y se permite el ingreso de socias. En el caso de la masonería, existen logias femeninas que se han creado en el país.
Angélica Wilson, directora del Centro de Estudios para el Desarrollo de la Mujer (Cedem), asegura que estos casos responden a “una institucionalidad instalada por años, que es difícil de

permear, y que roza con el derecho de generar instancias por gustos personales. Hoy, por ejemplo, hay logias femeninas que también se han hecho parte de la discusión pública. Pero el tema de fondo es cómo cambiar la mirada social y cultural que tenemos, para no hacer diferencias sobre las responsabilidades y capacidades de una mujer o un hombre”

El fútbol es otro sector donde la mujer ha debido ganarse espacios. La primera mujer que dirigió un club de hombres fue Rocío Yáñez, lo hizo en Tercera División (hoy en Segunda división profesional). Dirigió a San Antonio y Trasandino. Rompió el molde porque se convirtió en la primera DT deun plantel masculino. En cuanto al arbitraje, Loreto Toloza es la árbitro más destacada. Ha hecho de juez de línea en partidos masculinos y estuvo participando del último mundial de fútbol femenino.

Menos presencia hay en la dirección de un club, ya que actualmente sólo Iberia tiene una presidenta: Ana Bull. Puerto Montt tuvo una mujer como presidenta, pero dejó el cargo.

MÁS EN MSN:

ME-O y Piñera protagonizan duro intercambio de acusaciones en Twitter

Habilitan totalidad de pistas de Santos Ossa tras reparaciones a socavón

Más de La Tercera

image beaconimage beaconimage beacon