Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Negociación interempresa es la nueva piedra de tope en la reforma laboral

La Tercera La Tercera 03-03-2016

© LA Tercera A las 21.20 horas la ministra del Trabajo Ximena Rincón lideró la vocería del gobierno en materia de reforma laboral. “Los acuerdos se manifiestan en las votaciones. El Ejecutivo habla por sus indicaciones, las indicaciones ya están presentadas, tenemos que votarlas la próxima semana en la comisión, y en la sala, y esperamos contar con el respaldo de todos”, señaló la secretaria de Estado.

De esta forma, la ministra salió al paso de una parte de los senadores DC que no quedaron totalmente conformes con las indicaciones presentadas por el gobierno.

Y es que si bien la autoridad logró zanjar uno de los temas que más preocupaba a los falangistas: la posibilidad del reemplazo interno en caso de huelga, se abrió la puerta a la negociación interempresa más allá de lo que ellos esperaban.

Vamos por parte. Entre las 23 indicaciones presentadas por la autoridad, pasadas las 20:30 horas de ayer (debió pedir ampliación del plazo), está una nueva redacción que repone el concepto de “adecuaciones necesarias”, una de las peticiones DC.

“El empleador, en el ejercicio de sus facultades legales, podrá modificar los turnos u horarios de trabajo, y efectuar las adecuaciones necesarias con el objeto de asegurar que los trabajadores no involucrados en la huelga puedan ejecutar las funciones convenidas en sus contratos de trabajo, sin que constituya práctica desleal ni importe una infracción a la prohibición de reemplazo”, precisa la indicación.

De esta forma, aunque algo más acotada que la indicación original (que no incluía el límite planteado en el contrato de trabajo), se cumplía con el requisito.

La extensión de los beneficios de la negociación colectiva para los trabajadores no sindicalizados, que también era una medida solicitada por la DC, no fue concecida. Pero ello no les quita el sueño a lo senadores falangistas ni a la oposición, pues confían en que el Tribunal Constitucional rechace ese ítem.

El tercer punto, la negociación interempresa se había resuelto en base a una propuesta del senador Juan Pablo Letelier (PS), entregada formalmente a la DC a través de la ministra del Trabajo, Ximena Rincón.

Su planteamiento era el siguiente: “Requisitos para la negociación colectiva del sindicato interempresa. Para presentar un proyecto colectivo en una empresa, el sindicato interempresa deberá contar con un total de afiliados no inferior a los quorum señalados en el artículo 227, respecto de los trabajadores que represente en esa empresa”.

Detallaba, además, que “para la micro y pequeña empresa, será voluntario o facultativo negociar colectivamente con el sindicato interempresa. Su decisión negativa deberá manifestarla expresamente dentro del plazo de 10 días después de notificado. Si su decisión es negativa los trabajadores de la empresa afiliados al sindicato interempresa podrán presentar un proyecto de contrato colectivo conforme a las reglas generales del Título IV de este Libro. En este caso se entenderá que los trabajadores de la empresa afiliados al sindicato interempresa constituyen un sindicato de empresa, para los fines de la negociación”.

Sin embargo, minutos después, según cuentan en la DC, fue el propio Letelier el que dijo que el PS se retractaba de ese acuerdo. El gobierno pidió unos minutos más para buscar una nueva redacción. Llegó con esta propuesta: “Para la micro empresa, siempre será obligatorio negociar colectivamente con el sindicato interempresa, cuando este sindicato sólo afilie a trabajadores de micro y/o pequeñas empresas. Tratándose de las pequeñas empresas, siempre será obligatorio negociar cuando el sindicato sólo afilie a trabajadores de micro, pequeñas y/o medianas empresas.

En caso de negativa del empleador, la que deberá manifestarse en forma expresa dentro de los 10 días siguiente a la presentación del proyecto, los trabajadores de la empresa afiliados al sindicato interempresa negociarán colectivamente conforme a las reglas generales del Título IV de este Libro. Solo para los fines de esta negociación, se entenderá que los trabajadores constituyen un sindicato de empresa”.

Fue entonces que la DC dio por fracasado el acuerdo, ya que consideraba que era demasiado amplio y abandonó el Congreso con molestia. El ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, estaba complicado a la salida. Dijo que valoraba la disposición de ambas partes, pero que la vocería la haría Rincón, en Santiago. Mientras que el senador Andrés Zaldívar aseguró que su partido apoyará las indicaciones que se acordaron.

Más de La Tercera

image beaconimage beaconimage beacon