Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Opinión: ¿Más democracia, menos capacidad de actuación?

dw.com dw.com 06-07-2016 Barbara Wesel

Después de las críticas recibidas, la CE someterá el acuerdo comercial entre la Unión Europea y Canadá a la votación de los parlamentos nacionales. Esto será el inicio de una gran disputa, a juicio de Barbara Wesel..

Los críticos calificaron a la Comisión Europea de completamente loca y fuera de foco por querer aprobar el acuerdo comercial con Canadá sin la ratificación de los parlamentos nacionales. Afirmaban que era una decisión equivocada en un momento equivocado: en situaciones como esta, en la que los británicos han decidido dejar la UE, no se debería aprobar este tipo de acuerdos sin la participación de los diputados de los Estados miembro, porque eso confirmaría las peores críticas sobre los procedimientos antidemocráticos de la UE y los prejuicios contra Bruselas.

La Comisión Europea cede

Ante los ataques recibidos, el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, tuvo que ceder y permitir a los parlamentos nacionales tomar parte en las conversaciones sobre la ratificación del Acuerdo Económico y Comercial Global (CETA, por sus siglas en inglés). Los Verdes en el Parlamento Europeo saludaron inmediatamente esta decisión. La calificaron de “éxito para la democracia europea y la sociedad civil”. En principio tienen razón porque sin duda es más democrático que los 28 parlamentos de la UE puedan fijarse en la letra pequeña de los acuerdos comerciales.

También queda claro que este proyecto de Tratado -al igual que TTIP- tiene un defecto congénito: sus detalles fueron negociados durante años en secreto. Esta es la falta de transparencia de la que se acusó a Europa siempre. Los parlamentos de los países de la UE serán incluidos ahora en las negociaciones. Con esto empezará ahora un año de disputas. Y es que la parte comercial del acuerdo sólo entrará en vigor una vez sea aprobada por el Parlamento Europeo. Las secciones que afectan a las competencias nacionales, sin embargo, serán cumplimentadas con los cambios que soliciten los países miembro. En el caso del acuerdo con Corea del Sur, este proceso se prolongó por más de cuatro años.

Y no hay manera de saber cuánto podría durar el proceso de ratificación del TTIP, después de haber sido testigos de las duras críticas y protestas en contra del acuerdo con Estados Unidos.

Procesos de decisión más largos

Ahora, todos los enemigos de los acuerdos comerciales que critican la protección de los inversores y los tribunales de arbitraje se alegrarán. Pero, ¿cuán justificado es el entusiasmo por esta victoria para la “democracia”? Los procesos de toma de decisiones en la UE se caracterizarán por ser ahora aún más largos, y la Comisión Europea será más o menos incapaz de actuar. Mientras que por un lado se espera que la CE impulse el crecimiento y cree puestos de trabajo, por otro lado, con el actual clima político, Bruselas no está en condiciones de liberalizar los mercados, hasta ahora la receta más habitual para lograr mejores resultados conómicos.

Nuevos principios

Quedan muchas preguntas sin responder: ¿cómo podrá equilibrarse la balanza entre la discusión pública y las negociaciones a puerta cerrada? ¿Cómo será posible a partir de ahora lograr crecimiento económico sin mayor liberalización y globalización? ¿Qué capacidad de acción mantendrá la Comisión Europea, teniendo en cuenta que los Estados quieren decidirlo todo por sí mismos?

Lo que será muy interesante es qué va a pasar cuando llegue el momento de negociar con Gran Bretaña: entonces, según el modelo del acuerdo CETA, no sólo los Gobiernos de la UE, sino también los parlamentos nacionales podrían votar sobre los futuros acuerdo comerciales con Gran Bretaña. Parece que el brexit será el proceso de divorcio más largo de la era moderna.

Autor: Barbara Wesel

Más de Deutsche Welle

image beaconimage beaconimage beacon