Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Parques restringen uso de drones por seguridad de usuarios

La Tercera La Tercera 10-10-2015
© APP

La secuencia de la selección chilena obteniendo la Copa América en julio pasado, las manifestaciones estudiantiles en la Alameda o imágenes de los desiertos y playas de Chile, son parte de las panorámicas captadas por drones -aparatos no tripulados capaces de volar- que son utilizados para fotografiar o hacer grabaciones desde las alturas. Tras su creación, con fines militares a mediados del siglo XX, su uso se masificó para civiles en los últimos diez años.

Sin embargo, la posible invasión a la privacidad de las personas o la inseguridad de su manipulación en lugares públicos, han abierto un debate sobre su uso. De hecho, estos argumentos generaron que la gerencia del Parque Padre Hurtado prohibiera desde hace un mes la utilización de drones y elementos de similares características en sus instalaciones.

“Mucha gente venía con sus drones y comenzaron a hacer una especies de competencia, los manejaban con mucha velocidad. Empezaron a haber quejas de los usuarios porque se tornaban riesgosos, algunos volaban a baja altura y pasaban encima de la gente de los niños”, comenta Aldo Ramos, jefe administrativo del parque.

Pero esta no es la única razón para tomar medida según Ramos, ya que los drones podrían molestar a otro tipo de aeronaves convencionales. “Estamos en el radio de giro del aeródromo de Tobalaba (...) tuvimos algunas acotaciones al respecto porque hay unos aparatos que vuelan a mucha altura. Por otra parte, al frente tenemos las torres de Bilbao, lo que también les quita un poco de privacidad a los vecinos. Hay mucha gente que se ha quejado por el uso drones”, agrega el administrador del recinto.

En otros parques de Santiago no existe prohibición en el uso de estos mecanismos, pero sí restricciones, como es el caso del Parque Metropolitano de Santiago (Parquemet), que incluye al Cerro San Cristóbal y a otros 18 recintos en la región.

Mauricio Fabry, director de Parquemet, sostiene que “permitimos el uso de drones previa autorización de la dirección del parque, para conocer el objetivo, el horario y para evaluar si representan un riesgo o no para los usuarios”.

Según precisa Fabry, “hay drones que a veces cumplen funciones que son sumamente positivas, nosotros los hemos ocupado para ver la cobertura arbórea de un parque, por ejemplo”.

En comunas como Santiago, que administra parques como el Forestal, O’Higgins y Quinta Normal; o Providencia, que tiene el parque Inés de Suarez y Balmaceda, la utilización de estos dispositivos no está prohibida y no existe un reglamento al respecto.

Ariel Marincovic, director de la empresa de servicios aéreos X-Cam, asegura que “no puede penalizarse una herramienta por el mal uso posible que alguien haga de ella”. Agrega que en la actualidad existen otras utilizaciones, como la posibilidad de inspeccionar infraestructuras en altura y, de paso, no arriesgar la vida personas.

Regulación

El 2 de abril pasado, la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) emitió el reglamento DAN 151, para normar el uso de aeronaves tripuladas a distancia (RPA), con el propósito regular las operaciones en el espacio aéreo chileno y garantizar la seguridad de personas y otras naves de vuelo.

Lorenzo Sepúlveda, director de Seguridad Operacional de la DGAC, dice que en el caso de lugares poblados “tienes que cumplir con que sea de interés público (imágenes de hechos de connotación pública, emergencias y desastres, etc.) tener licencia, registro del aparato y la autorización de la DGAC”.

A estos requerimientos, se agrega una altura máxima de 130 metros y un rango de peso: entre 700 gramos y nueve kilos.

Sepúlveda añade que existen restricciones en áreas circundantes a aeródromos. “Hay una distancia de la prolongación de la pista para ambos lados y hay una altura donde el dron no puede volar”.

De acuerdo a la DGAC, desde la entrada en vigencia de la normativa se ha constatado el registro de 60 drones, se han otorgado 99 credenciales a pilotos, así como también, se investigan siete casos por causas infraccionales.

Más de La Tercera

image beaconimage beaconimage beacon